sábado, julio 20, 2019

Visita al Monasterio de Piedra y alrededores

El Monasterio de Piedra es uno de esos lugares del que mucha gente me había hablado asegurándome que era un lugar imprescindible para visitar. Así pues este fin de semana le pusimos remedio y nos acercamos a visitarlo acompañando la visita a otros cuantos puntos de interés situados en las inmediaciones, también dentro de la provincia de Zaragoza.
Tras haber vuelto puedo decir que es cierto que el Monasterio de Piedra es un lugar magnífico, uno de los mejores lugares para visitar en España, pero no tanto los lugares que hay alrededor.

Estuvimos dudando de si traer a Fidel o no al viaje y al final decidimos traerlo ya que se trataba de un viaje tranquilo en el que podríamos entrar con él a casi todos los lugares.

Viernes, día 19
Para alargar un poco el fin de semana salimos el viernes por la tarde hacia tierras zaragozanas y paramos en Calatayud. Un pueblo bastante oído pero que no tenía pinta de ser muy turístico, aún así, como nos pillaba de paso paramos a verlo, aproximadamente en una hora vimos todo lo más importante de la zona centro.

Nos pareció que el casco histórico estaba muy descuidado, con muchos solares vacíos y mucho edificio ruinoso. También nos defraudaron los castillos, señalaban unos cuantos en los mapas turísticos y luego resultó que apenas quedaba nada en pie de ellos.
Lo más destacado de Calatayud nos parecieron las numerosas iglesias de arte mudejar, muy presente en esta zona entre Zaragoza y Teruel. También nos gustó la Plaza de España, me pareció bastante original, especialmente esos edificios con los balcones totalmente torcidos.

 Iglesia de San Pedro de los Francos

Iglesia de Santa María

Iglesia de San Andrés

Colegiata del Santo Sepulcro

 Plaza de España

De Calatayud ya estábamos cerquita de Nuévalos, el pueblito junto a donde está el Monasterio de Piedra. Decidimos pernoctar en un furgoperfecto junto a Nuévalos donde teníamos mesas y agua, pasamos la velada solos ya que en toda la noche no apareció ni una sola furgoneta por allí.

Sábado, día 20
Tras desayunar, recoger y asearnos un poco calculamos la hora perfectamente para llegar al parking del Monasterio de Piedra justo a las 9h, que es la hora de cuando abrían el Monasterio. De esta forma pudimos hacer la visita sin demasiados turistas, en cambio, cuando salimos, ya había buenas colas para comprar las entradas. Recomendamos hacer como nosotros y comprar las entradas previamente por Internet.
Tras hacer uso de los impolutos baños públicos del Monasterio comenzamos la visita.
La visita al Monasterio tiene dos  zonas para visitar: lo que es propiamente el edificio del monasterio y los jardines que hay alrededor.

Estos últimos creo que son los que dejan a la gente boquiabierta, se recorren en un paseo de 4 kilómetros indicado mediante flechas en los que encontraremos paseos arbolados, cuevas, lagos, multitud de cascadas y hasta una piscifactoría de truchas. A mi personalmente me encantaron las cascadas iris y de la trinidad, preciosas las formas del agua en ellas, y también la gruta iris por la cual se baja junto a la cascada cola de caballo.
Se nota que son unos jardines artificiales, ideados y creados por la mano del hombre, pero esto no les quita espectacularidad. Para ser Julio entrado me sorprendió la cantidad de agua que bajaba por el río Piedra que es el que forma todas estas cascadas.

Cascada de la Trinidad

Cascada de la Caprichosa

Cascada Iris

 Gruta iris y cascada de la cola de caballo

Tras la visita a los jardines salimos del recinto para dejar a Fidel en la furgoneta y poder entrar a ver las dependencias del Monasterio. Se trata de un edificio fundado en el año 1183 por trece monjes Cistercienses. Entre otras cosas se visitan el claustro, la sala capitular, la iglesia la cual se encuentra parcialmente derruida, y un par de exposiciones, una sobre el vino de la zona y otra sobre carruajes.

Iglesia del Monasterio de Piedra (I)

Iglesia del Monasterio de Piedra (II) 

 Iglesia del Monasterio de Piedra (III)

Lo que sí que nos pudimos ver fue la exhibición sobre aves rapaces ya que no se admitían perros en ella.

La siguiente parada la queríamos hacer en las Hoces del Río Piedra; para ello seguimos un estrecha carretera comarcal que nos llevó hasta Torralba de los Frailes desde donde buscamos la forma de llegar hasta las hoces con el propio vehículo, tras dudas entre varios caminos y pistas y alguna que otra aventurilla conseguimos aproximarnos al lugar. Dejamos la furgo un poco antes y nos acercamos hasta el lugar andando, este sitio yo lo tenía apuntado como uno de los mejores para ver las hoces del río Piedra pero tampoco le vimos mucho interés.

Hoces del río Piedra (I)

 Hoces del río Piedra (II)

Siguiente parada: la laguna de Gallocanta. Es una reserva natural donde se pueden ver multitud de aves migratorias pero sobretodo en invierno, estando en pleno verano nosotros apenas pudimos ver ninguna. Es especialmente relevante el numero de gruyas que se suelen ver por aquí en invierno.
Comentar también que es la segunda laguna natural mayor de España y la más grande de Europa de las de tipo de agua salada.

Nosotros paramos junto al Centro de Interpretación de la laguna la cual estaba cerrada pero aún así nos quedamos allí a comer usando las provisiones que traíamos de Logroño.
Tras entretenerme en echar unas fotos de los campos de girasoles de la zona dimos un breve paseo hasta un mirador de aves cercano pero desde allí tampoco apenas se veían aves.

Laguna de Gallocanta (I)

 Laguna de Gallocanta (II)

El resto de la tarde la pasamos en Daroca, uno de los pueblos más famosos de la zona en que además había jornadas medievales. Toda la calle mayor entre las puertas baja y alta estaba ambientada en la época medieval. Recorrimos la calle Mayor completa y luego callejeamos un poco por la parte alta del pueblo para conocer las iglesias y algún que otro rincón del pueblo.
Cuando dimos el pueblo por visto y aunque era pronto decidimos hacer merienda - cena gracias los puestecitos de comida que había en la calle Mayor; según avanzaba la tarde cada vez había más gente y animación en las calles.

Puerta baja

Calle Mayor

 Vista general de Daroca

Por lo que había leído en Internet un paseo muy recomendado en Daroca es rodear todas las murallas por las colinas de alrededor pasando también por el castillo pero nosotros no teníamos muchas ganas de andar así que decidimos quedarnos donde estaba la fiesta.

Para pernoctar decidimos desplazarnos hasta Anento, otro de los pueblos que queríamos visitar. Primero probamos en el parking del castillo situado en lo alto de una pequeña montaña y dominando todo el pueblo. A mi me pareció un buen sitio pero Isabel prefirió bajar al parking de pago del pueblo el cual se veía desde el propio castillo. El castillo en sí apenas conserva nada en pie así que enseguida nos bajamos para el pueblo.

Castillo de Anento

La entrada la parking del pueblo son 2€, estés el tiempo que estés. De todas formas lo íbamos a tener que pagar seguro al día siguiente ya que este es el único lugar habilitado para aparcar legalmente en Anento.

Domingo, día 21
Dejando la furgoneta en el parking salimos a dar una una vuelta por Anento. En apenas 15 minutos el pueblo está visto ya que aunque figura en la lista de pueblos más bonitos de España, es muy pequeñito.
Tras la visita hicimos la ruta circular del aguallueve, sencillo recorrido de apenas 3 Km que sale desde el propio pueblo y que acaba en una pequeña laguna donde se ve el agua caer resbalando por las paredes llenas de musgo haciendo un curioso efecto.
Tengo que reconocer que a mi no me pareció nada del otro mundo, quizás en época de más agua sea diferente.

 Aguallueve (I)

 Aguallueve (II)

 Anento regesando desde Aguallueve

Cuando nos íbamos de Anento pasamos por la oficina de turismo para ver si nos recomendaban algo más para visitar cerca de la zona pero la chica solo nos recomendó las zonas que ya habíamos visto, parecía claro que esta zona de Zaragoza la dábamos por vista completamente.
Eso sí antes de irnos, subimos con el coche hasta las inmediaciones del torreón íbero situado en las  cornisas encima del aguallueve, desde aquí hay muy buenas vistas de Anento y del castillo.


Vistas de Anento desde el torreón íbero

Como aún no era mediodía decidimos aprovechar el Domingo parando a visitar Tudela con la casualidad que pillamos al pueblo en fiestas.
Con la marabunta de gente y llevando al perro no pudimos hacer la visita todo lo tranquila que nos hubiera gustado, pero aún así nos hicimos una idea general de lo que es el pueblo. El recorrido lo hicimos saliendo desde la Plaza de los Fueros la cual me encantó con ese quiosco modernista tan bonito en medio; las barandillas de los balcones y los murales con los blasones de las familias en las casas de alrededor también la embellecen mucho. Me recordó mucho a una especie de mini plaza del Castillo de Pamplona.
Recorrimos como pudimos las calles de alrededor de la Plaza las cuales estaban llenas de gente tomando algo, algunos lugares por los que pasamos fueron la zona de la Plaza Vieja donde está la Catedral y también por la Iglesia de Santa María Magdalena, situada en uno los extremos del casco viejo. Tras dar la vuelta regresamos a la Plaza de los Fueros donde decidimos parar a comer.

Plaza de los Fueros de Tudela

Catedral de Tudela

Antes de irnos de Tudela nos subimos con el coche al cerro de Santa Barbara, allí hay una estatua del Sagrado Corazón de Jesús y unas vistas panorámicas muy buenas de Tudela; además de lo que es propiamente el pueblo también se ve el curso del río Ebro con las huertas a los lados e incluso el desierto de las Bardenas Reales.

Ebro visto desde el Cerro de Santa Bárbara

Sagrado Corazón de Jesús

domingo, julio 07, 2019

Un chapuzón en Playa Pita

Con el calor que está haciendo estos días ir a Playa Pita nos parecía una opción estupenda. A pesar de su nombre, Playa Pita está en el interior de Soria, concretamente en una de las orillas del Embalse de la Cuerda del Pozo. Este pantano se terminó de construir en el año 1941 y está situado en la cabecera del río Duero, sirviendo para regular las aguas de éste, para regadío de la zona y también para abastecer de agua a Soria y en parte a Valladolid.
También me apetecía ir a playa pita porque, aunque apenas tengo recuerdos, este es uno de los sitios donde veraneaba de pequeño con mis padres.

El día también lo aprovechamos para hacer algo de turismo. Tras pasar el puerto de Santa Inés que conecta La Rioja con Soria hicimos una primera y breve parada en Vinuesa, uno de los pueblos más importantes de esta comarca de "Pinares". Solo recorrimos algunas de sus calles y vimos la plaza principal junto a la Iglesia y Ayuntamiento.

Vinuesa (I)

 Vinuesa (II)

Luego nos fuimos hasta Covaleda donde se coge la pista forestal que tras 15Km de larga pero acondicionada pista nos sube hasta un lugar cerca de los Picos de Urbión.
Paramos en el parking que hay para hacer la ruta de senderismo señalizaba como "Sendero de los abuelos del bosque". Se trata de un corto recorrido de solo 2 Km y apenas desnivel que nos permitirá conocer enormes ejemplares de pinos silvestres que llevan aquí desde hace más de 500 años.
La ruta empieza llevándonos por una pista durante 800 metros de suave subida hasta que llegamos a un punto donde un cartel ya nos indica internarnos en el bosque. A partir de aquí la sucesión de enormes pinos es continua, acabando en el lugar donde está el pino rey, el más alto de todos, ya muy cerquita del parking donde dejamos el vehículo.
Comentar que hay algunos pinos que tienen escaleras que permiten subir a lo alto de las copas de los árboles, pero sinceramente yo aquello no lo vi nada seguro.

Sendero de los abuelos del bosque (I)

Sendero de los abuelos del bosque (II)

 Sendero de los abuelos del bosque (III)

Tras el recorrido hicimos otra breve parada en Salduero para echar allí el vermut. Lo que más nos gustó en este pueblo es el paseo por la ribera del río Duero, está lleno de arboles, zonas de cesped y unos caminos hechos con piedras para pasar al otro lado del río.

Salduero (I)

 Salduero (II)

En Molinos de Duero paramos a comer y también aprovechamos para dar una pequeña vuelta por el pueblo. Además de las cuidadas calles en este pueblo nos gustó el parque hay en la entrada, donde está la real cabaña de carreteros; por lo visto este pueblo debió de ser el que más carretas con tracción de bueyes para mover madera hubo en España.

Molinos de Duero (I)

 Molinos de Duero (II)

Tras la comida finalmente llegamos a Playa Pita, desvío señalizado entre la carretera que hay entre Molinos y Abejar. Tal como esperábamos estaba hasta los topes de vehículos. A pesar de la cantidad de gente me gustó mucho el ambiente muy desenfadado que había en la zona, nada de los típicos estirados que se ven en las playas del Mediterraneo y además el miedo que tenía de no poder soltar a Fidel enseguida se me disipó cuando vi la cantidad de perros que había sueltos por la zona.

Centrándonos en describir el lugar, al final playa pita no es más que una zona de arena y de pinos que junto al embalse. Me resultó curioso la cantidad de pedaleras con tobogán que había aparcadas en el la orilla del embalse; algo de esto lo creía recordar de cuando vine de pequeñín.

 Playa Pita

A pesar de que se estaba muy agusto al final no estuvimos en playa pita más de 2 horas; yo la verdad que no valgo para estar tostándome al sol mucho rato.
Lo que sí hicimos fue volver por la pista que rodea el embalse por el interior para ver lo que queda de la Muedra, el pueblo que se comió las aguas del embalse. Paramos junto al cementerio y desde allí nos bajamos andando hasta la orilla del embalse donde avanzando un poco más ya se ve la torre de la vieja iglesia. Esta se ve todo el año pero cuando hay sequía se pueden ver muchas más zonas del malogrado pueblo.

 Torre de la Iglesia de La Muedra

El cementerio, que está al otro lado de la pista, también entramos a verlo, pero la verdad es que no tiene demasiado interés, es muy pequeñito y apenas queda nada de él.

Cementerio de la Muedra (I)

 Cementerio de la Muedra (II)

Para regresar a Logroño seguimos la pista hacia adelante y de esta forma acabamos pasando el puente que conecta con Vinuesa; no tenía claro que se pudiera pasar por aquí pero finalmente la aventura nos salió bien.

domingo, junio 30, 2019

Valles de Canfranc y de Ossau

Tras ver la previsión de la horrible ola de calor que se nos echaba encima esta semana decidí subirme a las alturas del Pirineo, pero ni por esas, allí también he pasado bastante calor (aunque es cierto que bastante menos que en Logroño).

El destino elegido en los Pirineos ha sido el valle de Canfrac en la vertiente española y el valle de Ossau en la vertiente francesa. El valle de Canfranc ya lo conocía de anteriores viajes pero aún me quedaban unos cuantas rutas de senderismo pendientes. Sin embargo en el valle de Ossau todavía no había estado, es el valle que está al norte del valle del Tena, al otro lado de la frontera del Portalet, y está enclavado dentro del Parque Nacional de los Pirineos.

Jueves, día 27
Salí por la mañana de Logroño y llegué sobre las 11 a Villanua, en el valle de Canfranc; mala hora para empezar a andar estando en plena ola de calor. A pesar del sofoco conseguí hacer sin mayor problema la ruta que me llevaría desde Villanua hasta los picos Bacun y punta Espata. -Ver información en Senderioja-

Pico Bacun

Collarada, Collaradeta, Pala de Ip, etc...

 Punta Espata

Comí a mitad del recorrido ya que llevaba provisiones en la mochila así que cuando llegué a media tarde a la furgoneta ya me fui directamente a buscar lugar para pernoctar de forma libre.
Me decidí por un par de pequeños parkings que hay al otro lado del puente nuevo, en el final de Cafranc pueblo.

Cafranc pueblo ya lo conocía pero aproveché para darme una vueltita por este siempre agradable pueblo. También me bajé al cauce del rio Aragón para remojarme un poco los pies, algo que pensé que me vendría bien tras la larga caminata, pero apenas los pude mantener dentro del agua, ¡las aguas del río Aragón bajaban prácticamente heladas!

 Canfranc pueblo

Viernes, día 28
Fue curioso porque para hacer la ruta de este día ni tuve que mover la furgoneta de sitio, ya que la ruta al Ibón de Ip empieza exactamente en el lugar donde pernocté: el puente nuevo de Canfranc.

El recorrido resultó ser el paradigma de las rutas en el Pirineo ya que en el trayecto me encontré sarrios, marmotas, lirios y ¡edelweiss!, la primera vez que me encontraba en libertad esta curiosa y esquiva flor de las montañas. -Ver ruta en Senderioja-

Presa del ibón de Ip

Ibón de Ip (I)

 Ibón de Ip (II)

Comí estupendamente en un restaurante de Canfranc Estación y con la tripa llena atravesé el túnel de Somport para pasar al valle de Aspe, en la histórica región francesa del Bearn. De camino a Pau hice un breve parada para ver la Iglesia de Notre Dame de la Pierre en Sarrance.

Iglesia de Notre Dame de la Pierre

La tarde la pasé en Pau, la capital del departamento de Pirineos Atlánticos.

No encontré sitio para aparcar gratis junto al funicular que te sube gratis a la parte alta de la ciudad así que decidí aparcar en la parte baja pero alejado del funicular. Improvisé un itinerario a pie que me llevaría por los siguientes lugares de la zona histórica:
  • Castillo medieval: Me gustó mucho pero decidí verlo solo por fuera, incluidos sus jardines.
  • Parlamento de Navarra: Pau fue durante un tiempo la capital de Baja Navarra.
  • Iglesia de Saint Martin: Se puede entrar libremente. Conviene no irse sin ver también el monumento dedicado a los muertos en la guerra que hay detrás de la Iglesia.
  • Memorial de la Resistencia y la Deportación: Me llamo la atención por el nombre pero el lugar no es gran cosa.
  • Plaza Clemenceau: Plaza céntrica aunque un poco desangelada.
  • Parque Beaumont: El más famoso de la ciudad. Allí destaca el edificio del casino.
  • Boulevard de los Pirineos: Calle famosa donde sube el funicular y desde donde se supone que hay muy buenas vistas de la cordillera Pirenaica. yo no pude disfrutar de ellas porque la tarde estaba muy brumosa.
Castillo de Pau

Parlamento de Navarra

 Iglesia de Saint Martin

Memorial de la Resistencia y la Deportación

Plaza Clemenceau

 Casino en el parque Beaumont

Tras la visita a Pau me fui al Decathlon más cercano a comprar un par de bastones de senderismo ya que el primer día del viaje me dejé los míos olvidados en Villanua.
Después seguí en la zona de centros comerciales para comprar comida para los días siguientes.
A última hora me fui a buscar camping pero no pude reservar en ninguno ya que todos los que miraba tenían la admisión ya cerrada, hay que ver que poco transnochadores son estos franceses.
Total, que no me quedó más remedio que volver a tirar de furgoperfecto, me decanté por un tranquilo lugar con mesas de picnic y junto al río en la localidad de Louvie-Juzon, ya dentro del valle de Ossau.

Sábado, día 29
De camino hacia el sur, hacia la zona donde me tocaba la ruta de senderismo, aproveché para parar a ver el Lago de Castet. A pesar de que había leído sobre él, el lugar me pareció que carecía de ningún interés turístico; al menos aproveché para usar el baño portátil que había junto al lago...

 Lago de Castet

Cuando llegué al parking para hacer la ruta de los Lagos de Ayous ya era un poco tarde así que no pude subir al parking superior. Me sorprendió encontrarme tanta gente andando por aquí, sobretodo cuando los dos días anteriores apenas había coincido con nadie  Eso sí, la ruta me encantó, creo que la que más de las cuatro que hice estos días. -Ver ruta en Senderioja-

Lago Roumassot y Midi d'Ossau

 Pico Casterau

 Cuando acabé de andar eran ya más de las 15h así que no me plantee ir a comer a ningún restaurante, decidí parar un poco más abajo del parking de Bious-Artigues y comer de picnic.

Tras descansar un buen rato a la sombra regresé hacia el norte del valle de Ossau hasta Laruns, la localidad donde quería buscar camping. El pueblo hace de punto neurálgico del valle de Ossau pero apenas le vi atractivo turístico. Di un pequeña vuelta, hice algo de compra en el supermercado y ya me fui para el camping a darme una ducha y descansar.

 Laruns

Domingo, día 30
Tras abandonar el camping enfilé carretera hacia el Portalet para parar en el parking de Aneou y hacer una ascensión al pico Peyreget. -Ver ruta en Senderioja-

Praderas cerca del parking de Aneou

 Midi d'Ossau desde la cima del pico Peyreget

Comí en un mesón situado justo en la frontera del Portalet y ya me fui para logroño pero antes quería hacer una parada a la altura de Piedrafia de Jaca para ver el parque faunístico de Lacuniacha. Me había traído el teleobjetivo de la reflex expresamente para fotografiar los animales del lugar.

La visita consiste en hacer un recorrido de 4Km con unos 200 metros de desnivel en los que vas haciendo un recorrido por medio del bosque y en el que te vas encontrando los diferentes recintos donde están los animales.
El parque me defraudó bastante ya que de los animales que tienen solo pude ver algunos de ellos, quizás la hora y el calor que hacía no proporcionaban las condiciones más adecuadas. Por ejemplo no pude ver  gamos, jabalíes, cabras montesas, sarrios, ni bovinos de Heck; lobos, linces y osos sí que vi, pero de lejos.

Entrada al parque

Ciervo

Osos

Reno

Zorro