domingo, agosto 20, 2017

Una noche de verano fotografiando estrellas

Llevaba tiempo buscando una noche propicia para salir a fotografiar estrellas y esta última noche ha sido perfecta: daban poco frio, cielo despejado y luna nueva.

La idea inicial era ir a la zona de las Alpujarras Riojanas la cual tiene el provilegio de poseer uno de los mejores cielos para este tipo de fotografías pero como hemos salido de casa más tarde de lo previsto nos hemos conformado con un sitio más cercano: Clavijo. Por evitar la contaminación lumínica del pueblo nos hemos subido hasta la Ermita de Santiago. No es el sitio perfecto pero para lo cerca que está de Logroño no está nada mal.

A continuación doy unos cuantos consejos a la hora de fotografiar cielos estrellados:
  • Buscar noches con luna nueva y sin nubes.
  • Buscar un lugar alto y que no tenga contaminación lumínica.
  • Esperar a que sea noche cerrada.
  • Como es difícil enfocar usaremos un enfoque manual hacia el infinito (un poco antes que el extremo final del anillo).
  • Apuntar hacia la vía lactea. Para ello podemos ayudarnos de apps como Google Sky buscando la zona entre las Constelación de Sagitario y Escorpio.
  • Usar distancias focales bajas para tener el máximo de bóveda celeste.
  • Poner el modo manual completo sin prioridades.
  • Usar una ISO moderadamente alta aceptando que nos va a producir el consabido ruido.
  • Usar una apertura de diafragama moderadamente abierta aceptando el posible desenfoque.
  • Usar una velocidad de obturación lo más lenta posible pero para que no salgan movidas las estrellas deberá ser como mucho de de 600/1,5*distancia focal. Unos 30seg para 12mm por ejemplo.
  • Disparar sobre trípode y con disparador automático o retardo.
En cuanto al retoque a posteriori mediante software es más difícil dar consejos generales ya que depende mucho de la fotografía en cuestión.

Estos son los resultados de algunas de las fotos que más me gustaron de esta noche:





Luego nos pusimos a improvisar un poco con el tema del lightpainting, esta es una técnica que consiste en tomar fotografías de larga exposición en las que se dibujan formas usando fuentes de luz. Nosotros usamos un frontal como fuente luminosa y para ser la primera vez que practicamos la técnica las fotos no nos quedaron nada mal. 

Conseguir este tipo de fotos es más fácil de lo que parece, solo hay que tener en cuenta unas poquitas pautas:
  • Como es difícil enfocar usaremos un enfoque manual hacia la distancia que necesitemos.
  • Poner el modo de disparo manual completo sin prioridades.
  • Usar una ISO baja para evitar el ruido.
  • Usar una apertura de diafragama cerrada.
  • Usar una velocidad de obturación lenta.
  • Mantener constantemente el foco de luz apuntando siempre hacia la cámara.
  • El foco de luz no puede ser muy fuerte porque estropearía la foto con tanto destello.
  • Disparar sobre trípode y con disparador automático o retardo.


Al irnos ya para casa aprovechamos para fotografiar el Castillo de Clavijo el cual destaba con su iluminación nocturna.


viernes, julio 21, 2017

Pirineos de Gerona

En anteriores incursiones que había hecho por la zona me habían ido quedando montañas pendientes de ascender; esto es algo que he tratado de solucionar con este viaje: acercarme durante casi una semana entera a esta zona del Pirineo que me queda tan a desmano. Normalmente la cordillera de los Pirineos se divide 3 en grandes zonas: occidental, central y oriental; en este viaje me he centrado en este último bloque, el que agrupa a las montañas que hay entre la Cerdaña y el mar Mediterraneo.

Es un viaje que corría el riesgo de haber resultado aburrido ya que he ido solo, pero para nada, he estado muy agusto, aunque quizás más días ya hubieran sido excesivos. Con la furgoneta me he apañado muy bien, alternando las pernoctaciones entre campings y lugares libres.

Sábado, día 15
Salí por la tarde y llegué a dormir en Vic, tal como tenía previsto. Lo que me costó fue encontrar un buen sitio para pernoctar con la furgo; buscando un buen lugar pasé por el bosqué encantando de Gurb, cerca de Vic. finalmente decidí hacerlo en las afueras de Vic, en una especie de polígono industrial.

Bosque encantado de Gurb

Domingo, día 16
Tuve un amanecer bastante curioso ya que me despertó el soplete de un globo que estaba despegando en una esplanada a 20 metros de la furgoneta...

Tras asearme y prepararme me acerqué hasta Vic par ver el pueblo. Estuve deambulando por el casco viejo donde pude ver la Catedral (la cual también visité por dentro previa pago de la entrada, en la cripta había misa así que solo pude ver el claustro y el retablo), el templo Romano, reformado recientemente y la Plaza Mayor. Esta última es gigante, una plaza inmensa completamente aporticada y donde este día se celebraba un Triathlon; esto hizo que hubiera mucho ambiente por la plaza.

Plaza Mayor de Vic

 Catedral de Vic

Desde Vic me dirigí hacia el norte para entrar en la comarca del Ripollés, pasé la capital, Ripoll y me desvié para subir con el coche hasta el Santuario de Montgrony. Lo mejor del santuario, conocido por numerosas leyendas, es su emplazamiento, en la cara sur de la Sierra de Montgrony. Solo recomiendo visitarlo si nos sobra tiempo, sino se convierte es una visita prescindible.

Escaleras que suben al santuario de Montgrony

En el regreso al valle del Fresser paré a comer en Ribes de Fresser. Por lo visto el pueblo estaba en fiestas ya que había desfile de gigantes, algo muy típico en esta zona de Cataluña. El pueblo se ve rápido pero merece la pena, recorrí sus calles hasta llegar al viejo castillo en ruinas del que apenas queda nada. La mayor parte de la gente que llega aquí lo hace parta tomar el tren cremallera que sube al Vall de Nuria.

Gigantes

 Iglesia en Ribes de Fresser

Ya por la tarde hice la ruta de montaña que me tocaba hoy: subir al pico Taga desde Pardines. -Ver en Senderioja- Este monte es un excelente mirador de los picos más altos del Pirineo y me permitiría empezar a calentar las piernas para los sucesivos días.

Cima del pico Taga

Lunes, día 17
Hoy tocaba una de las rutas más exigentes del viaje: subir al Puigmal desde Fontalba. -Ver ruta en Senderioja- El Puigmal es el techo de Gerona y una de las montañas más visitadas de todo Cataluña. Para llegar al parking de la Fontalba hay que tomar en Queralbs una larga pista de 12Km.

 Cima del Puigmal

Tras la paliza lo primero que hice fue comer aprovechando la cocina que llevo en la furgo. La tarde había pensado dedicarla básicamente a  descansar así que cambié de valle y me dirigí hacia el valle del río Ter donde llegué hasta el camping Conca de Ter.

En el camino me llamaron la atención las numerosas colonias por las que pasé, estas colonias son núcleos de población que surgieron a raíz de la necesidad de mano de obra de las cercanas fábricas textiles que abundaron tanto en el Siglo XX en las cuencas del río Fresser y del Ter.

Colonia Estebanell

Una vez descansado y aseado me acerqué desde el camping a Setcases para cenar pero no encontré ningún sitio donde me sirvieran así que tras dar una vuelta rápida por el pueblo apañé la cena en el camping. Parece que este valle tiene más vida en invierno que es cuando funcionan las pistas de esquí de Vallter 2000.

Setcases


Martes, día 18
Hoy me tocaba subir a otro gran pico de la zona: el Bastiments. La cercanía de las pistas de esquí de Vallter 2000 aligera mucho el esfuerzo pero no quita que sea un pico de casi 3000 metros de altura. -Ver ruta en Senderioja-

 Cima del Bastiments

Acabé la ruta más rápido de lo esperado así que me dio tiempo a hacer compra en el Mercadona de Camprodon antes de comer. Esto lo hice en un lugar inmejorable, el Coll de Ares, uno de los puertos que unen España con Francia.

 Col de Ares, a punto de entrar en Francia

En el anterior viaje que hice al Rosellón (la parte de Cataluña que se quedó Francia tras el tratado de los Pirineos) dejamos sin ver el Vallespir, uno de los valles de esta comarca de Pirineos Orientales así que en este viaje he aprovechado para visitarlo.

Tras bajar el largo puerto del Coll de Ares entré en Francia y paré en Prats de Mollo, este pueblo amurallado me pareció muy bonito, con unas calles construidas con mucho gusto. Lo más famoso del pueblo es el Fort Legarde, un fuerte situado en la montaña al que se puede acceder mediante un túnel subterráneo. Me recordó muchísimo al Fort Liberia, otro fuerte que vimos en el anterior viaje y que está situado en Villafranca del Conflent. Yo subí al fuerte por el camino subterráneo y luego por cambiar bajé por terreno abierto. Hay que pagar entrada para acceder al recinto pero merece la pena, la época en que yo estuve había una exposición con fotos sobre Dalí.

Prats de Mollo

 Prats de Mollo visto desde el Fort Legarde

Esta noche pernocté en un furgoperfecto que encontré en la zona y que me pillaba perfecto, es el situado en las afueras de Arles de Tec. La verdad es que aunque no tenía razones, me sentí algo inseguro en este sitio, aún así ningún problema, estuve muy tranquilo, la única pega los mosquitos que me acribillaron las piernas por la tarde mientras descansaba.

Miércoles, día 19
Lo que más ganas tenía de ver en esta zona de Francia eran las Gorges de La Fou, las que se supone que son las gargantas más estrechas del mundo. El caso es que no se podían visitar hasta las 9,30h así que antes me dio tiempo a hacer un par de visitas por la zona.

Primero estuve visitando el pueblo de Ameli-Les-Bains el cual no recomiendo demasiado a no ser que quiera uno entrar a un balneario, el pueblo está lleno de ellos.

 Amelie-Les-Bains

De camino a las gargantas paré a visitar un lugar que me habían recomendado: la Abadía de Sainte Marie en Arles de Tec; se trata de una antigua abadía benedictina en la que destacan el claustro y también una tumba del periodo paleocristiano.

 Claustro de la Abadía de Sainte Marie en Arles de Tec

Finalmente me tocó visitar las Gorges de la Fou, la entrada es cara, 10€, pero merece mucho la pena, son 1,5Km de recorrido lineal a lo largo de la estrechísima garganta en la que se avanza gracias a una pasarela metálica colocada justo por encima del río. A pesar de que te dejan un casco para la visita también hay una red protectora por la parte superior.

Gorges de la Fou (I)

 Gorges de la Fou (II)

Con esta visita di por acabada mi visita al Vallespir; regresé por la misma carretera por la que había entrado y me trasladé hasta la zona de la Cerdaña, mi idea era subir al Puigpedrós pero entre que el tiempo no estaba muy allá y que la zona me pillaba un poco a desmano cambié los planes sobra la marcha y me conformé con quedarme las inmediaciones de las pistas de esquí de la Molina.  Mi idea era subir al Coll de Pal para hacer la ruta a la Tossa de Alp pero desde el norte no hay carretera, hay que entrar desde el sur sí o sí así que volví a cambiar de planes y lo dejé para el día siguiente. Gracias a esto conocí la carretera que une las pistas de esquí con el pueblo de Castellar N'Hug, me encantó esta zona, tanto que acabé parando en el coll de la Creueta para subir hasta la modesta cima del pico de la Creueta, una sencilla ruta improvisada de apenas 2Km de distancia. Me pareció una zona muy poco conocida y transitada pero con mucho encanto, quizás debido precisamente a su aislamiento, al menos en verano, me imagino que invierno será otra cosa.

Pistas de la Molina

Vistas desde el pico de La Creueta

Siguiendo le puerto por el otro lado acabé llegando a la zona de Castellar N'Hug. Había decidido hacer noche en esta zona así que todavía tenía tiempo para hacer alguna visita. Tenía ganas de visitar la fábrica de cemento Ausland, actualmente reconvertida en un museo sobre el cemento, pero en estas fechas por las tardes cierra, aún así gracias a mi experiencia en colarme en este tipo de sitios abandonados no tuve mucho problema para acceder y echar unas cuantas fotografías del lugar.

Antigua fábrica de cemento Ausland (I)

 Antigua fábrica de cemento Ausland (II) 

 Antigua fábrica de cemento Ausland (III)

También estuve viendo las Fonts del Llobregat, el lugar donde nace el río Llobregat, se puede llegar desde el propio pueblo de Castellar mediante un sencillo paseo o más rápidamente por el acceso directo por carretera tal como yo lo hice.

 Lugar donde nace el río Llobregat

Tras cenar en plan pinic en la zona de las fonts del Llobregat y ya a punto de anochecer aparqué en el parking inferior de Castellar N'Hug, justo el que se usa para la visita la nacimiento del Llobregat. Antes de dormir me dio tiempo a dar una pequeña vuelta por este agradable y serrano pueblo.

Vistas de Castellar N'Hug desde el parking donde pernocté

 Plaza de Castellar N'Hug

Jueves, día 20
Ayer "descansamos" así que hoy volvía a tocar ruta de montaña. Me trasladé al Coll de Pal, un bonito puerto de montaña desde donde subí a la Tossa de Alp y también al Puigllansada. -Ver ruta en Senderioja-

 Cima de la Tossa de Alp

 Coll de Pal

Tras la ruta regresé sobre mis pasos para parar a comer en La Pobla de Lillet, este pueblo es famoso por Can Artigas, los jardines que diseñó Gaudí para la familia Artigas en agradecimiento a la estancia que pasó en su casa cuando le tocó diseñar el edifico para ingenieros que trabajaron en la fábrica de cemento Ausland, propiedad de Eusebio Guell, un empresario muy ligado desde siempre al genial arquitecto.

Los jardines Artigas son pequeñitos y recogidos pero como todas las obras de Gaudí no defrauda, está compuesto por unos cuantos rincones preciosos. Al contrario que los jardines Guell esto son de tipo húmedo.

La Pobla de Lillet

Jardines Artigas

En el resto de tarde me dediqué a hacer bastantes kilómetros con el coche por bonitas carreteras de montaña con el objetivo de conocer mejor el Parque Natural del Cadí Moixeró, sobretodo la zona del Pedraforca, una de las montañas del emblemáticas en Cataluña. Esta montaña está fuera de mi alcance pero al menos sí que pude maravillarme viéndola desde cerca.

Paré en dos pueblos situados a los pies del Pedraforca: Saldes y Gosol, desde el primero es desde donde mejores fotos se consiguen ya que se ve perfectamente la doble cima. En Gosol las vistas son peores pero allí aproveché para darme un paseo hasta el viejo castillo en ruinas. Yo no tenia suficiente tiempo pero la gente lo que suele hacer es subir al Mirador de Gresolet, al cual se accede por una carretera desde la zona de Saldes.

Pedraforca visto desde el lado de Saldes

 Pedraforca visto desde el lado de Gosol

Luego seguí haciendo kilómetros por carreteras de montaña hacia el sur para atravesar la zona del Port del Comte, lugar donde me pilló una tormenta pero ya muy cerquita de mi destino: el camping de San Lorenzo de Morunys.

Viernes, día 21
La mañana me sorprendió con otra terrible tormenta, el cielo estaba muy oscuro pero aún no me amilané y probé suerte en la zona de Canalda, donde quería hacer una corta ruta de senderismo a unas cuevas situadas en una pared cercana al pueblo. Allí es donde más llovía así que mala suerte, según llegué me di la vuelta y cambie de zona: me fui hacia la comarca del Solsonés.

Antes de parar en Solsona me acerqué a un pueblecito cercano llamado Olius: allí hay dos lugares con interés turístico: la Iglesia de Sant Esteve en la cual destaca su bonita cripta y el cementerio modernista. Se trata de un pequeño cementerio diseñado por Bernardí Martorell i Puig, discípulo de Gaudí o Martorell en el que se han integrado las tumbas y panteones en las propias rocas de la zona. La verdad es que es un lugar muy curioso y que debería ser tratado como pequeña joya.

 Iglesia de Sant Esteve

Cementerio modernista (I)

 Cementerio modernista (II)

Tras la curiosa visita me dirigí a Solsona. Cuando llegué paró de llover y ya pude hacer la visita sin ningún problema. Lo primero fue dirigirme a la oficina de turismo donde me dieron un pequeño mapa y me informaron de que ver en el pueblo y también en los alrededores. Estuve viendo a conciencia las callejuelas, plazas y edificios de este bonito pueblo del interior de Lérida.

 Hotel Sant Roc, edificio modernista en Solsona

La visita la acabé antes de lo previsto así que todavía me sobraba tiempo, el caso es que los lugares que me recomendaron ver por los alrededores no me convencía ninguno así que me fui acercando hacia Logroño.

Lo que sí que hice fue parar a comer en Balaguer, otro pueblo ya muy cercano a Lérida capital. Ante de comer aproveché para conocer este pueblo bañado por las aguas del Segre. No es un pueblo turístico pero me quedo en el recuerdo sobretodo con la parte de las escaleras de la zona de la muralla, bastante curiosas. También destaca la plaza del mercadal aporticada por los 4 costados, allí fue donde comí, en un modesto restaurante.

Rio Segre a su paso por Balaguer

Murallas e Iglesia de Santa María

domingo, junio 25, 2017

Vuelta completa a Zuberoa

Todavía no había vivido la experiencia de acampar con la furgoneta en solitario, pero estos días lo he podido llevar a cabo y la verdad es que resultado una experiencia de lo más satisfactoria, no he tenido ningún contratiempo y la verdad es que he estado muy a gusto.

El destino elegido ha sido la región francesa de Soule, también llamada Zuberoa en Euskera, una de las tres provincias vascas que se reclaman por los nacionalistas vascos. Hace ya la friolera de 10 años estuve por aquí con Edith y como me habían quedado lugares por visitar he decidido volver y ya de paso tachar unas cuantas cimas que me quedaban pendientes por la zona.

Jueves, día  22
Salí tranquilamente el jueves por la tarde y me desplacé hasta Belagua, lugar donde para este día solo tenía previsto hacer una modesta ruta al pico Lakora desde el collado de Eraiz.

 Cresta que lleva hacia el pico Lakora

Al final la ruta me resultó algo más dura de lo esperado pero no hubo problemas, tras el recorrido me dirigí hasta el cercano Refugio de Belagua, el cual lleva abandonado ya hace bastantes años, y donde pernocté plácidamente en un entorno de ensueño, un lugar muy tranquilo al menos en un día de entre semana.

 Refugio de Belagua

Viernes, día 23
Las vacas me despertaron muy temprano, me las encontré mugiendo alrededor de la furgoneta y total que a las 6,15 ya estaba arriba.

Justo donde había dormido hay un panel con información sobre el camino Zemeto, una modesta ruta de senderismo de apenas 4Km. No lo tenía previsto pero decidí hacerla y así ir entrenando las piernas para lo que les tocaría el resto de días.

 Empezando el camino de Zemeto

 Tras esta estupenda forma de empezar el día me subí a la furgoneta y pasé la frontera de Francia por el puerto de La piedra de San Martín; tras una breve parada para ver al estación de esquí de Arette llegué a Sainte Engrace, mi destino de esta mañana. El icono de este pueblo es su preciosa Iglesia Románica.

Estación de esquí de Arette

 Iglesia románica de Sainte Engrace

La ruta de esta mañana empezaba en las inmediaciones del pueblo, se trataba de atravesar el Cañón de Ehujarre y volver por su parte alta.

Entrada al cañón de Ehujarre

Bosques muy húmedos dentro del Cañón de Ehujarre

Comentar que desde que entré en Francia me zambullí en el clásico mar de nubes que suele haber en esta cara norte de los Pirineos. Como era de esperar hasta que no regresé a España el Domingo ya no volví a ver el sol.

La espesa niebla que pillé en el cañón de Ehujarre le daba un toque especial al lugar pero me impidió disfrutar completamente de las vistas en este entorno tan especial.

El otro gran aliciente de Sainte Engrace son las gargantas de Kakueta, pero aquí ya había estado en el anterior viaje con Edith así que decidí saltármelas.

Ya por la tarde me dediqué a subir hacia el norte de Zuberoa para ver dos de sus pueblos más representativos: Tardets y también Mauleón,la capital del territorio.

En Tardets lo más destacado es su plaza central rodeada completamente por edificios. Además, también entré a la oficina de turismo del pueblo donde había una pequeña exposición sobre leyendas vascas y también me acerqué a ver la iglesia.

 Plaza central de Tardets

En Mauleón me lo tomé con más calma. Primero estuve en la orilla occidental del río donde están el ayuntamiento, la oficina de turismo, la iglesia y el castillo de Andurain, el cual no parecía visitable. Tras descansar y coger fuerzas en una cafetería de la zona crucé al otro lado del río para conocer la parte más vieja del pueblo. Allí lo que más destaca es el viejo castillo en lo alto de una colina. Subí a pata y la verdad es que a pesar de su reducido tamaño esta es una visita imprescindible en Mauleón, el castillo se ve en poco rato pero tiene unos cuantos recovecos muy interesantes. Además las vistas hacia el pueblo desde aquí son perfectas. Tras la vista al castillo el guía me recomendó bajar a la zona vieja la cual no había visto al subir al castillo. Ya saliendo del pueblo está el cementerio donde destaca la capilla de San Juan Berraute.

Iglesia de Mauleón

Vistas desde la plaza hacia el Ayuntamiento y el castillo viejo

Castillo Renacentista de Andurain

Mauleón visto desde el castillo

Castillo viejo

Cementerio y capilla

Tras las visitas turísticas regresé hacia el sur, a las montañas, esa noche decidí pernoctar en el camping de Larrau. Un camping que me encantó en plena zona montañosa y por lo visto muy tranquilo en esta época.

Sábado, día 24
Como era de esperar amaneció el día totalmente cubierto, las nubes bajas tapaban todos los alrededores; aún así no me desanimé y salí desde el camping en dirección hacia la zona de Irati, una zona de Zuberoa de la que había oído hablar maravillas en Internet.

Allí tenía previsto realizar una ruta hasta el pico Okabe, en el recorrido también pude ver la necrópolis de Illarrita, una de las joyas del megalitismo en Euskal Herria. Para variar volví a pillar nubes bajas y nieblas así que solo pude disfrutar de vistas desde lo alto del pico Okabe, desde aquí las nubes se veían abajo.

Bosques en Irati

 Necrópolis de Illarrita

En la cima del pico Okabe

Tras la ruta me di una vuelta por Larrau, el pueblecito donde estaba el camping.

Larrau

 Alrededores de Larrau

A ultima hora me acerqué a conocer otro de los puntos calientes turísticos de la zona: la pasarela de Holtzarte. Se trata de una pasarela que cruza el cañón completamente a una altura de 200 metros de altura. Se llega a ella tras una ruta de 2Km ida que no es ningún paseo ya que hay un tramo intermedio en el que hay que subir bastante.

Ruta hacia la pasarela de Holtzarte

Pasarela de Holtzarte (I)

 Pasarela de Holtzarte (II)

Estuve tan agusto en el camping de Larrau la noche anterior que decidí repetir lugar esta noche.

Domingo, día 25
El Domingo contemplé la vuelta a Zuberoa regresando a España por el puerto de Larrau, situado al oeste del de la Piedra de San Martín. Un poco antes de llegar al puerto y por lo tanto entrar en España desaparecieron las nubes, tal como esperaba estas se quedaban retenidas en la vertiente francesa. Me venía perfecto pasar por aquí porque justo en la cima del puerto empezaba mi ruta montañera del día: la ascensión al Otsogorrigaina y cuatro picos más de la zona.

 Vistas desde la cima del Otsogorrigaina


 Las nubes se quedan en Francia

Tras la ruta bajé del puerto pasando de largo Ochagavía que pensé que tendría muchos turistas y parando en Ezkaroz, el pueblo vecino donde comí como un señor. Después de la comida me entretuve echando alguna foto a este pueblo que todavía no conocía.

Plaza de Ezkaroz