domingo, diciembre 09, 2012

Colegio abandonado de Izarra

En la ruta que hemos realizado hoy por los alrededores de Izarra nos hemos topado en medio del monte con un antiguo colegio donde estudiaron los hijos de las elites vascas y del resto de España y que actualmente presenta un estado totalmente ruinoso.

Ha sido una grata sorpresa el hecho de encontrarlo ya que ha sido muy emocionante investigarlo a fondo. Creo recordar que hemos recorrido hasta cinco edificios cada uno con una estructura totalmente diferente.

Tenía mucha curiosidad por conocer la historia de este lugar y en cuanto hemos llegado a casa me he puesto a investigar por Internet la historia del colegio, más o menos este es un breve resumen de su pasado:

Los terrenos originalmente pertenecieron a la familia Oriol, una de las familias más poderosas de la burguesía vasca y vinculada a Falange durante los principios del S.XX. El colegió abrió sus puertas en el año 1967 construido por los Jesuitas, posteriormente pasó a manos de la familia Rumasa los cuales lo gestionaron hasta la famosa expropiación que se hizo a dicha coporación en los años 80. En los años 90 pasó a llamarse "Izarra International College" y así continuó hasta el año 1997 cuando se vió obligado a cerar sus puertas con el curso ya empezado. Sobre el año 2000 el Club Deportivo Alavés lo compró pero se vió obligadó a venderlo a Diputación de Álava. Actualmente el colegio se encuentra dejado de la mano de Dios y en un continuo progreso de degradación, en el año 2011 incluso se produjo un incendio que acabó con parte del edificio principal donde estaban las aulas.


Mugre, suciedad y deterioro

Sótanos de uno de los edificios


Sala del edificio feminino

Interminable pasillo del edificio de aulas


Restos del incendio de 2011

Zona de las piscinas


Pinturas en el techo

Fachada principal del edificio de aulas

Además del colegio, la ruta que hemos realizado nos ha deparado otra grata sopresa: la hermosa cáscada de Gujuli, la cual hemos tenido la suerte de encontrar con bastante agua.


Cascada de Gujuli


jueves, noviembre 29, 2012

Adiós Hostinet, hola HostGator

No me ha quedado más remedio que finalmente cambiar de proveedor de hosting para mi portal web Senderioja.es.

Desde Mayo del 2008, fecha en la que empezé este proyecto, he mantenido el portal alojado en Hostinet.com. Una empresa de hosting situada en Bilbao y que la verdad me ha dado muy buen servicio hasta ahora. Apenas he tenido caídas de la página y cuando se ha producido tal evento se ha solucionado rápidamente y además, me han respondido rápida y efectivamente a las cuestiones y dudas que les he planteado.

Sin embargo, el servico que tenía contratado se me ha quedado pequeño y he tenido que buscar un nuevo proveedor de hosting. Yo tenía el Plan Jóvenes Ampliado en el que pagaba 32€ al año por tener 1GB de espacio y 10GB de transferencia. Es un precio barato pero la tasa de transferencia ya se me ha quedado pequeña ya que Senderioja.es cada vez tiene más visitas.
La oferta que me hicieron fue de 49€ + IVA por almacenamiento y tráfico ilimitado, pero se me hizo demasiado cara y decidí buscar en Internet otras empresas de hosting.

Finalmente decidí mudarme a Hostgator.com, una empresa americana con una relación calidad/precio altísima. Por 45€ con IVA incluído tengo almacenamiento y transferencia ilimitada. Como única pega que se le pueda buscar es que el soporte te lo dan en inglés.

domingo, noviembre 11, 2012

Casa rural en Orbaitzeta con la cuadrilla

Este fin de semana del 9 al 11 de Septiembre hemos tenido alquilada una casa rural entera para unos cuantos amigos. La elegimos en Orbaitzeta por su cercanía a la Selva de Irati, un lugar que tenía muchas de ganar de conocer en Otoño y que pensé que en esta época estaría precioso.

Vistas del colorido otoñal desde enfrente de nuestra casa rural

La tarde del viernes llegó a la casa rural una avanzadilla de amigos y nosotros ya llegamos a Orbaitzeta por la noche. En total estuvimos 9 personas a pesar de que la casa tenía sitio para 12.

A la mañana siguiente no madrugamos demasiado pero nos dió tiempo a hacer un recorrido alrededor del Pantano de Irabia, situado en plena Selva de Irati este es un lugar mágico en ésta época cuando el colorido de los árboles situados alrededor del pantano es especialmente llamativo. El contraste de los infinitos tonos ocres de este gigantesco hayedo-abetal con el tono azul verdoso del agua es impresionante.
El recorrido fueron 9,5Km prácticamente llanos en todo momento. El sendero correponde al SL-NA-53C balizado con marcas de color verde y blanco por el Gobierno de Navarra. -Ver ruta en Senderioja-


Reflejos en el pantano

Un extremo del pantano de Irabia


Un bonito tramo del camino

Variedad de colores

Durante la mañana la meteorología nos respetó, tuvimos un tiempo muy agradable. Por la tarde estuvo lloviendo a ratos y decidimos pasar la tarde-noche en la casa.

Las previsiones meteorológicas eran peores para el Domingo y afectivamente así fué, aún así nos acercamos a visitar la fábrica de armas de Orbaizeta. No me gustó como está acondicionada la visita, sólo se puede ver desde los lados pero no se puede entrar dentro. La otra vez que estuve con Edith hace unos años estuvimos por dentro explorando todos los recovecos que tiene.

Foto de grupo en la fábrica de armas de Orbaizeta

Después de dar una pequeña vuelta por los alrededores el resto de la gente se marchó pero Edith y yo seguimos más adelante con el coche hasta cerca de la frontera con Francia. Nuestar intención era hacer una ruta que nos llevaría a la Cueva de Harpea y al Bosque de Ursario. Especialmente nos gustó la Cueva de Harpea, no por lo que tenga dentro, que no es nada, sino por el entorno que la rodea: una sucesión interminable de prados, colinas y montañas que me recordaron mucho a Escocia.
La ruta que hicimos constó de 13,5Km y un desnivel acumulado de algo más de 300 metros, parece que el pie de Edith va evolucionado correctamente. -Ver ruta en Senderioja-


Empezamos a nadar por una cómoda y agradable pista

Cromlech de Organbide


Alrededores de la Cueva de Harpea

Cueva de Harpea

Llegamos a la casa rural justos de tiempo pero la gente nos esperó con la mesa puesta y la comida preparada, que más se puede pedir! Después de comer emprendimos el regreso a Logroño habiendo pasado un fin de semana muy entretenido.

martes, noviembre 06, 2012

Tres rincones alrededor de Castañares de las Cuevas

Esta mañana me he acercado con mi padre a buscar setas de cardo muy cerquita de casa, en la zona de Castañares de las Cuevas. No hemos encontrado gran cosa así que hemos decidido aprovechar el viaje visitando unos cuantos rincones que Castañares de las Cuevas esconde. Estos lugares los decubrí gracias a un artículo que el compañero Chebaca escribió en su blog: Tres joyas en las Puertas del Camero Nuevo.

A la Ermita de San Prudencio se accede desde la propia carretera subiendo por un empinado y zigzageante sendero que acaba justo bajo las rocas donde está situada la ermita. El camino es corto, se sube en apenas 15 minutos, pero es bastante duro.

No está claro cuando se construyó la ermita pero parece ser que sea de origen prerrománico, en 1953 fue reconstruída. De un especial valor son los frescos que tiene la ermita en su interior, eso sí, para verlos hay que acceder con la llave que se pide en la casa que hay junto a la carretera donde dejaremos el coche. A nosotros también nos cedieron muy amablemente una linterna para que pudiéramos apreciar los frescos ya que dentro de la ermita apenas entra luz.

Ermita de San Prudencio

Casi enfrente de donde empieza el sendero para subir a la ermita está el puente medieval que cruza el río Iregua. También nos acercamos a echarle un vistazo rápido.

Puente medieval sobre el río Iregua

Lo último que hemos visitado han sido unas torres fuertes del S.XII-XIII y XVI. Están están más escondidas y para llegar a ellas hay que andar un poco más. El lugar no está señalizado y ha sido muy cubierto por la vegetación.

Interior de las torres fuertes

viernes, noviembre 02, 2012

El encinar de Villarroya

Siguiendo el proceso de recuperación de la fascitis plantar de Edith hoy tocaba hacer una ruta de senderismo que no fuera demasiado dura pero en la que ya empezáramos a caminar distancias algo más largas. Aprovechando que todavía es temporada de setas nos hemos decantado por acercarnos al Encinar de Villarroya, uno de los puntos emblemáticos de La Rioja en cuanto a recogida de setas.

El sitio es muy bonito y en algunos tramos recuerda a las preciosas dehesas de Extremadura. Para conocerlo a fondo hemos decidido hacer una ruta de algo más de 11Km que recorre el encinar y los alrededores de la zona. En el transcurso de la ruta hemos podido contemplar la llamada Encina de Mario, un árbol declarado arbol singular por el Gobierno de La Rioja debido a su tamaño, belleza y edad (tiene más de 400 años). -Consultar recorrido en Senderioja-

Mientras hacíamos al ruta en varias cosasiones nos hemos salido del camino para perdernos en medio del encinar a ver si sonaba la flauta y encontrábamos alguna Amanita Cesarea pero no ha habido suerte, hemos visto multitud de setas pero ninguna que conociéramos. Yo normalmente busco setas en pinar y no estoy acostumbrado a distinguir las setas que salen en encinares.


Encinar de Villarroya

La Encina de Mario

jueves, noviembre 01, 2012

Vía Romana del Iregua

Hoy hemos culminado la última etapa que nos quedaba por hacer para terminar de hacer la Vía Romana del Iregua. Me ha hecho bastante ilusión porque es el primer recorrido de senderismo por etapas que acabo.

La Vía Romana del Iregua es un sendero balizado con marcas moradas y blancas que ha sido señalizado a lo largo de un camino que discurre paralelo al río Iregua dentro de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

El recorrido original de la antigua calzada romana unía las localidades de Vareia (Varea) y Numancia. Actualmente el sendero disponible para ser recorrido une la localidad de Viguera y el Puerto de Piqueras.

El recorrido completo está compuesto por 5 etapas además de una variante a la etapa número 2. En total se recorren 56,8Km que se reducen a 52Km en caso de tomar la variante de la etapa 2.

En el trascurso del trayecto pasaremos por la casi totalidad de pueblos correspondientes al Camero Nuevo: Viguera, Torrecilla, Montemediano, El Rasillo, Pradillo, Villanueva, Ortigosa, Peñaloscintos, Villoslada, Lumbreras y San Andrés.

Para ampliar información consultar la web de Senderioja: Vía Romana del Iregua


Cartel indicador de la vía Romana del Iregua

Villoslada de Cameros


Venta de Piqueras

El otoño ha llegado a la Sierra de Cebollera

martes, octubre 30, 2012

Ultzama, Quinto Real y Belate

Hemos usado tres días de nuestras vacaciones en el trabajo para conocer unas cuantas zonas de Navarra que no suelen ser muy visitadas por lo turistas, los cuales suelen acercarse a otros valles vecinos mucho más conocidos como los valles del Baztán o del Bidasoa.

Además de conocer estos rincones que teníamos pendientes de Navarra, estos días nos hemos dedicado a hacer senderismo pero de más bajo nivel al que solemos hacer ya que Edith sigue con su proceso de recuperación de la fascitis plantar del pie.

Domingo, día 28
La casa rural que teníamos alquilada para estos días estaba situada en la localidad de Lizaso, en pleno vallle de Ultzama, así que hacia allí nos dirtigimos el primer día. Las dos principales razones para elegir esta casa rural fueron que admitía mascotas, así pudimos traer a Fidel, y que estaba situada en Ultzama, la zona que pretendíamos que fuera nuestra base de operaciones estos días.

Llegamos a Lizaso en plenas fiestas populares, dimos una una vuelta de reconocimiento y aprovechamos para entrar al Centro de Interpretación que hay en el pueblo dedicado a mundo de las setas. El valle de Ultzama es un sitio emblemático en cuanto a la recogida de setas, de hecho hay que pagar 5€ para poder recogerlas y existe un tope de peso que se puede cargar.

Llegada a Lizaso

Después de dejar las cosas en la casa rural nos pusimos a hacer una ruta muy conocida en esta zona llamada "Sendero de Orgi". Es un sendero balizado con marcas verdes y blancas que a lo largo de 8,4Km nos llevará por el bosque de Orgi y por los alrededores de éste. El bosque de Orgi es un zona de robles declarada zona natural recreativa por el Gobierno de Navarra. -Consultar recorrido en Senderioja-


Entrada al bosque de Orgi

Bonitas zonas de pasto a ambos lados del camino

Como el recorrido se nos hizo un poco corto decidimos complementarlo haciendo un pequeño paseo en Jauntasarats que nos llevaría a conocer dos robles declarados árboles singulares: el roble de Behetiko Landa y el de Kisulabe. Jaunsarats está situado en el valle vecino de Basaburua.


roble de Behetiko Landa

roble de Kisulabe

Para acabar la tarde dimos unos pequeños paseos por un par de pequeños pueblos representativos del valle de Ultzama: Auza y Iraizotz.

Lunes, día 29
El Lunes nos marchamos de Ultzama para visitar la zona de Quinto Real. La primera parada la hicimos en Eugi, el único nucleo habitado de esta zona. Antes de llegar al pueblo paramos junto a la presa del embalse para andar un poco por la pista que rodea el embalse; no nos gustó demasiado el camino y enseguida decidimos regresar al coche y visitar el pueblo. De Eugi nos gustó especialmente el bonito paseo que han construído junto al embalse, un camino muy relajante.

Eugi a orillas del embalse

Tras ver Eugi tomamos la carretera que lleva hacia Francia y que traviesa el frondoso hayedo que puebla toda la zona de Quinto Real. A mitad del camino hacia Francia, aproximadamente a 9Km desde que se sale de Eugi hay una auténtica joya escondida entre el hayedo; se trata de la Real Fábrica de Armas de Eugi. Esta fábrica se construyó en el S.XVIII y en ella llegaron a vivir hasta cerca de 500 personas, además de las instslaciones industriales contó con escuela, centro médico y capilla. En ella se fabricaban sobre todo cascos, armaduras, bombas de hierro colado, granadas y munición de distinto calibre. Hoy en día todo el cojunto se encuentra en un estado ruinoso pero es un lugar mágico que desprende mucha fuerza y nostalgia por el pasado.


Fábrica de Armas de Eugi (I)

Fábrica de Armas de Eugi (II)

Tras la emocionate visita seguimos la carretera dirección Francia para acabar parando en el Puerto de Urkiaga. Allí dejamos el coche y comimos unos bocatas. Después de la comida Edith se quedó descansando en el coche y yo me marché con Fidel a hacer una ruta de montaña por las cimas de esta zona, llegué a montes tan bonitos como el Okoro o el Argintzo. -Consultar ruta en Senderioja-

Un tramo del recorrido hacia el Okoro

Cuando regresé al coche ya casi estaba anocheciendo así que volvimos a Lizaso para pasar el resto de la tarde en la casa rural.

Martes, día 30
Pensamos que el martes saldría malo pero las previsiones meteorológicas volvieron a equivocarse, salió una mañana perfecta, igual que la de los días anteriores.

Hoy tocaba subir hasta el Puerto de Belate para hacer una ruta de senderismo en la que combinamos tres recorridos balizados en el entorno de Belate: El Sendero de Aratuxri (color verde), el Sendero de la turbera (color azul) y la Vuelta de Belate (color naranja). En total caminamos algo más de 9Km y salvamos un desnivel de 286m. En el trayecto descubrimos algunos bonitos rincones como la Ermita de Belate, la zona de turberas o el Fuerte de Gazteluzar. -Consultar ruta en Senderioja-


Ermita de Belate

Zona de las turberas

Treas el recorrido paramos en la Venta de Ultzama a reponer fuerzas, la comida nos salió entre los dos por 85€ pero mereció la pena, este es un sitio donde se come muy bien y situado en un lugar magnífico.

 Venta de Ultzama

Antes de regresar a Logroño nos desviamso ligeramente para visitar Lantz, un pequeño pueblecito con unos cuantos rincones muy pintorescos.

Calle principal de Lantz

domingo, septiembre 23, 2012

Industria marítima en Vigo

En el último viaje que hice a Galicia tuve la oportunidad de conocer Vigo, una de las ciudades más industrializadas de España y que todavía no había tenido ocasión de visitar.

Vigo, al igual que otras ciudades industriales como Bilbao o Avilés han sido tradicionalmente despreciadas por ser consideradas "feas". Vigo no suele entrar en las planificacioens de viajes que se hacen por Galicia, normalmente la gente pasa de largo o como mucho hace noche para poder visitar las Islas Cíes. A mi personalmente, tal como me esperaba, es una ciudad que me ha encantado.

Al revés de lo que suele opinar la gente, yo pienso que la industria a las ciudades las hace más dinámicas y les aporta mucha más fuerza y originalidad. Ciudades llenas de zonas verdes y edificios modernos hay muchas, sin embargo ciudades tan originales como Bilbao o Vigo no tantas.

La industria de Vigo la lideran empresas tan fuertes como Peugeot-Citroen o Pescanova; además de ellas hay otra gran cantidad de empresas que operan en Vigo. De lo que no cabe duda es que el grueso de la industrialización de la ciudad se concentra en la línea marítima; no hay que olvidar que el puerto pesquero de Vigo es el mayor de toda Europa en cuanto a movimiento. Además del puerto pesquero en la línea de costa hay numerosos astilleros y empresas relacionadas con el sector naval.


Antiguos fábricas cerca del puerto pesquero (I)

Antiguos fábricas cerca del puerto pesquero (II)


Graffitis revolucionarios cerca de los astilleros

Astilleros Hijos de J. Barreras S.A.


Zoan de contenedores en el puerto

Astilleros en el barrio de Teis

Antigua fábrica junto al Ayuntamiento de la ciudad

sábado, septiembre 15, 2012

Rias Baixas

Cuando hicimos nuestro primer viaje a Galicia, hace ya cuatro años, acordamos hacer dividir la visita en dos partes, en aquella ocasión visitamos la costa de Lugo y de la Coruña. Ahora nos tocaba el interior de Orense y la costa de Pontevedra.

Domingo, día 9
Antes de entrar en Galicia invertimos el primer día en visitar el paraje conocido como "Las Médulas", unas antiguas minas de oro situadas cerca de Ponferrada y explotadas por los romanos hace 2000 años. En 1997 fueron declaradas Patromonio de la Humanidad por la Unesco.

Aunque se puede subir andando lo primero que hicimos al llegar fue subir con el coche hasta el Mirador de Orellán, el mejor lugar para tener una vista panorámica del paraje de las Médulas.

 Las médulas desde el mirador de Orellán

Tras recrearnos con las vistas pagamos los 2€ que cuesta entrar a ver la gruta de Orellán. Cogimos el casco y para adentro, son unos 200 metros de galerías que acaban en un bonito mirador.


Gruta de Orellán

Más tarde bajamos con el coche hasta el pueblo de las Médulas. Allí visitamos los dos centros de interpretación. El primero que te encuentras es de pago, el segundo no; yo aconsejo pasar del primero y entrar al segundo, es más que suficiente para empaparse de la historia del lugar.

Tras ello, lo correspondiente es hacer un poco de senderismo por el lugar, la mayoría de la gente recorre la Senda de las Valiñas, un sencillo recorrido de 4 Km que pasa por las cuevas de la Cuevona y La Encantada, los dos puntos más importantes de la zona.


La Cuevona

La Encantada

Terminada la visita a las médulas nos internamos en Galicia por la provincia de Orense. Llegamos a hacer noche en A Pobra de Trives. Allí dimos una pequeña vuelta y a dormir.

Torre del Reloj en Pobra de Trives

Lunes, día 10
El lunes lo dedicamos a ver la zona de La Ribeira Sacra, la zona turísitica más famosa de la provincia de Orense.

La primera parada la hicimos en Castro Caldelas, allí visitamos un castillo muy chulo. La siguiente parada fue en Ribas de Sil, allí nos acercamos al mirador de los balcones de Madrid. Desde este famoso mirador hay una vista muy buena de los llamados Cañones del Sil, una gran grieta oradada por el río Sil a lo largo de los años.
Cerquita de Ribas de Sil visitamos también el Monasterio de Santa Cristina de Sil, un lugar que nos gustó mucho tanto a Edith como a mi. Antes de llegar al Monasterio hay otro mirador situado en un camping desde el que también hay muy buenas vistas de los Cañones del Sil.


Cañón del Sil

Monasterio de Sta Cristina de Sil

La siguiente parada la hicimos en otro de los monasterios imprescindibles de la zona: el Monasterio de Santo Estevo. Este está cerca del pueblo de Paradas del Sil. Poner el GPS del coche en esta zona no viene mal, la verdad es que hay un buen lío de carreteras y desvíos. Actualmente parte del monasterio está ocupada por un Parador Nacional, aún así se pueden visitar líbremente dos claustros y la iglesia. Es un monasterio que no tiene nada que ver con el resto que hay en la Ribeia Sacra, es mucho más grande y ostentoso.

Uno de los tres claustros de Santo Estevo

El último monasterio que visitamos en la Ribeira Sacra fue el de San Pedro de Rocas. Es famoso por ser el más antiguo de Galicia. Inicialmente hubo un cenobio del S.VI y luego se fue ampliando poco a poco. Al lado del Monasterio está el Centro de Visitantes de la Ribeira Sacra con un montón de información para el turista.


Edith encaramada en el campanario del Monasterio de San Pedro de Rocas

A la tarde-noche llegamos a Orense capital. Lo que hicimos fue irnos directos a las Termas públicas. Es una zona de aguas termales a la orilla del río Miño donde el agua sale a una temperatura de hasta 64ºC. Hay hasta tres zonas para elegir, nosotros optamos por las más cercanas, las de Chabasqueira. Al ser gratuitas la zona está bastante llena de gente pero merece la pena darse un chapuzón en este curioso sitio. Para que os hagáis una idea es parecido a las pozas de Arnedillo pero en el parque de una ciudad.

Martes, día 11
El martes por la mañana estuvimos dando una vuelta rápida por el casco histórico de Orense, donde realmente no hay demasiado que ver. La Fuente das Burgas (de aguas termales también), la Plaza Mayor y la Catedral son algunos de los sitios por donde pasamos.


Fuente Das Burgas

La Plaza Mayor, detrás el Ayuntamiento

Nuestro siguiente destino fue Tui, ciudad histórica situado al lado del río Miño. En Tui vimos la Catedral y dimos otra vuelta rápida por la zona histórica.

 En el paseo Fluvial a orillas del Miño, en Tui

Después de comer, pasamos el puente Internacional que cruza el Miño para entrar en Portugal, allí paramos a ver Valenca do Minho. Este es un pintoresco pueblecito situado dentro de una enorme fortaleza y totalmente rodeado por una muralla. Al llegar aquí conviene aparcar en la parte de abajo de la muralla, ya que dentro no se puede acceder con el vehículo y cerca de la entrada hay numerosos "gorrillas".

Fortaleza de Valenca do Minho

Ya por la tarde recorrimos con el coche el Miño hasta su desembocadura, justo donde está situado A Guarda, uno de los pueblos más turísticos de Pontevedra. Lo primero que hicimos fue subir con el coche hasta lo alto del  Monte de Santa Tecla. Allí nos dio tiempo a engancharnos a una visita guiada en la que vimos el Centro de Interpretación, la ermita de Santa Tecla y el Castro situado en la ladera del monte. Para mi gusto la visita se me hizo demasiado larga, casi 3 horas de continua charla... Eso sí, el lugar es precioso. Se nos hizo de noche mientras contemplábamos desde lo alto del monte el estuario del Miño desembocando en el Atlántico.


Estuario del Miño

Restos del Castro


Monte de Santa Tecla

La puesta de sol en el Atlántico

Miércoles, día 12
Salimos del hotel a dar una vuelta por la zona marítima de A Guarda, la verdad es que lo más interesante del pueblo es el Monte de Santa Tecla, el pueblo en sí no nos maravilló que digamos. Eso sí, como íbamos bien de tiempo aprovechamos el resto de la mañana para ir a la Playa del Molino, una playa cercana a A Guarda, situada entre el río Miño y el Atlántico.


Homenaje al pescador en A Guarda

Antigua fortaleza en A Guarda

Tras el rato de playita nos dirigimos por la carretera de la costa hacia Baiona, otra de las paradas imprescindibles en esta zona. Antes de llegar paramos a comer comida que tráimos en el coche en el Cabo Silleiro, justo junto al faro que lleva su mismo nombre. No le vimos demasiado interés al lugar; la verdad es que en cuanto a cabos y faros, la zona de la costa de la Coruña gana por goleada a la de Pontevedra.

Baiona sí que nos gustó. La primera parada la hicimos en la entrada del pueblo para ver la Virgen de la Roca, una estatua de enormes dimensiones. Después dimos una vuelta completa al perímetro de la fortaleza, actualmente acondicionada como Parador Nacional. Este es un paseo muy recomendable, de apenas 2 Km y que transcurre continuamente junto al mar. Finalmente nos despedimos de Baiona dando una vuelta por el casco histórico de la villa.


En el mirador de la Virgen de la Roca

Paseo que rodea la fortaleza de Baiona

Siguiendo al carretera de la costa acabamos el día en Vigo, la ciudad más grande Galicia tal como comprobamos cuando entramos con el coche y nos perdimos en el laberinto de calles para llegar al hotel.
Como se no estaba haciendo tarde y en Vigo había bastantes cosas que queríamos ver, una vez en el hotel, dejamos las maletas rápidamente y nos dispusimos a recorrer la zona del puerto pesquero y los astilleros. Al regresar de la zona portuaria subimos al Monte del Castro, una zona verde en medio de la ciudad con unas vistas muy buenas; sin embargo no calculamos bien el tiempo y tras una buena paliza se nos hizo de noche mientras subíamos; además, el parque no estaba para nada iluminado y tuvimos que regresar hacia el hotel a tientas prácticamente sin ver nada.

Gruas de los astilleros de Vigo

Jueves, día 13
A las 10,30h salía del puerto marítimo de Vigo nuestro ferry para ir a las Islas Cíes. En 45 minutos de viaje nos plantamos en ellas. Estas islas junto a la isla de Ons y alguna otra forman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Las Islas Cies son una total de tres islas, las que se visitan son la del norte y la central, unidas ambas por la Playa de Rodas, a la del sur no se puede acceder. La Playa de Rodas fue declarada en el año 2007 como la mejor playa del mundo según el prestigioso periódico The Guardian. La verdad es que esta playa es un auténtico paraíso, no tiene mucho que envidiar a las paradísiacas playas del Caribe; el agua es cristalina en tonos azules y verdosos, la arena, blanca inmaculada y finísima y el entorno es de película.
Además de estar tumbados a la bartola en la playa aprovechamos la mañana para hacer senderismo por las islas. Existen cuatro rutas señalizadas, todas ellas de muy escasa dificultad. Nosotros subimos al Monte del Faro, que es la ruta más famosa, y luego al regresar volvimos por la ruta del faro de A Porta.
Lo único que no me gustó de las islas fue la comida, solo hay tres restuarantes y todos ellos con unos precios totalmente excesivos para la comida que sirven, recomiendo a los posibles visitantes que se traigan unos bocadillos para comer.


Playa de Rodas (I)

El Monte do Faro


Vistas desde el Monte do Faro

Playa de Rodas (II)

Cuando regresamos a Vigo aprovechamos la tarde-noche para dar un paseo y cenar en el Casco Vello. Aunque tradicionalmente el Casco Antiguo de Vigo ha sido considerado uno de los más degradados y descuidados de España estos últimos años existen bastantes iniciativas que están tratando de revitalizarlo y mejorarlo. A mi personalmente me gustó bastante, me pareció muy original; numerosas casas en estado de ruina se mezclan con rincones con mucho encanto como la Plaza de la Constitución, La Ribera de Berbés, el Mercado de La Pedra o la Plaza del Peñasco.
Para cenar la zona del Mercado de La Pedra es perfecta, en esa zona hay numerosos restaurantes con un marisco excelente, especialmente famosa es la zona de venta de ostras, justo en la calle al lado del mercado. Nosotros aún así optamos por cenar de tapas, unas raciones de pulpo a feira y de chipirones.


Plaza del Peñasco

Palza de la Constitución

Viernes, día 14
Antes de abandonar Vigo aprovechamos para visitar la zona del ensanche. Recorrimos calles como Policarpo Sanz, plagada bellos edificios de estilo modernista y ecléctico; la calle Principe, famosa por ser la calle comercial por excelencia; la Porta Do Sol, donde podemos encontrar la extraña escultura del Sireno. Especialmente curioso encontramos también el Ayuntamiento de la ciudad, está situado en un edificio que jamás pensaría uno que se trata del ayuntamiento.


Cuando ya salíamos de la ciudad con destino a Pontevedra aprovechamos para desviarnos y entrar en el barrio de Teis, uno de los más populosos de la ciudad. Allí subimos con el coche al monte A Guia coronado por una gran ermita. Nuestra intención desde allí era tener una vista panorámica de la ciudad, pero los árboles que pueblan el monte nos lo impidieron.


Ermita en el Monte A Guia

Puente de Rande

La siguiente parada del viaje resultó ser Pontevedra, la cual a pesar de ser una ciudad con muchos menos habitantes que Vigo es la capital de la Provincia. En Pontevedra lo que visitamos fue el Centro Histórico, el cual está muy cuidado y es muy bonito. Conviene recorrerlo con calma, disfrutando de las bonitas y numerosas plazas y edificios que lo pueblan. Es un casco histórico que no tiene nada que ver con el de vigo, son dos estilos totalmente contrapuestos. Empezamos a andar desde la Plaza de la Peregrina, situada muy cerquita de nuestro hotel y el cual un sitio perfecto para empezar a recorrer el Casco Histórico.

Tras ver el centro de la ciudad, recorrimos la ribera del río Lérez desde el Puente de A Barca hasta la zona de las isla de las esculturas pasando también junto al Puente Romano. Este paseo no nos gustó demasiado, las margenes del río estaban muy sucias y no encontramos demasiado encanto en los lugares que vimos. Cuando regresamos del paseo aprovechamos para cenar de tapas en un restuarante situado en la Plaza de la Leña.


Plaza de la Leña

Puente Romano sobre el rio Lerez

Sábado, día 15
El último día del viaje subimos hacia la Ria de Arousa por la carretera de la costa hasta donde nos diera tiempo. El primer pueblo que paramos a ver fue Combarro, famoso por la línea de horreos situados al pie de mar. Además de recorrer los bonitos rincones del pueblo bajamos a la zona del mar para ver de cerca como trabajaban las marisqueiras.


Linea de horreos en Combarro

Marisqueiras trabajando

Pueblos como Sanxexo, Portonovo y O Grove los pasamos de largo por ser demasiado turísticos; donde sí que paramos fue en la zona de la Playa de A Lanzada, una de las de más calidad de la zona de Rias Baixas. Aparcarmos en un bonito enclave junto a la playa donde había una ermita y unas escaleras que nos permitieron bajar a la zona del mar, un sitio muy bonito.

Un rato de relax

A la zona de Villagarcía de Arousa ya no nos dió tiempo a llegar, el último pueblo que visitamos fue Cambados. Allí queríamos visitar sobre todo dos sitios que nos llamaron la atención cuando buscamos información por Internet: Sta Mariña de Cambados, un monasterio en ruinas junto al que está el cementerio del pueblo y las ruinas de la torre de San Saturnino de la cual apenas queda nada en pie pero que está situada en un lugar muy especial justo a pie de mar.


Ruinas y cementerio de Santa Mariña

Torre de San Saturnino

Para rematar el viaje comimos en un marisquería del puerto una mariscada increíble, la verdad es que el marisco que probamos allí no tiene nada que ver con el solemos comer por aquí en Logroño, es como comer dos comidas totalmente diferentes.

Tras la comilona regresamos a Logroño mediante un trayecto que se nos hizo interminable, llegamos a Logroño cerca de la medianoche muy pero que muy cansados.