martes, junio 11, 2019

El románico y la montaña palentina

Este año ha tocado pasar el largo puente de San Bernabé, cinco días, en Palencia. El objetivo era conocer la montaña y el románico palentinos, ambos concentrados en el norte de la provincia castellano leonesa.
La parte montañosa me ha soprendido gratamente, me lo esperaba más seco pero me he encontrado lugares preciosos llenos de verdor y agua.
En cuanto al románico simplemente comentar que esta zona de Palencia está considerada como la que más concentración tiene en toda Europa de este tipo de arte.
El día de vuelta aprovechamos también para conocer algunos lugares de Burgos.

En cuanto al alojamiento la idea era haber dormido en la furgoneta pero el frío que ha hecho estos días por allí nos hizo desistir y hemos dormido todas las noches en la casa que tiene el padre de Isabel en Barcenilla de Pisuerga, un pueblecito que nos pillaba perfectamente para pernoctar por estar bastante centrado sobre la zona que queríamos visitar.

Sábado, día 8
La idea era haber salido el viernes por la tarde pero como Isabel andaba algo resfriada decidimos que descansara esa tarde y salimos la mañana del sábado desde Santo Domingo de La Calzada.

En vez de salir directos hacia Aguilar de Campoo, el pueblo más grande y epicentro de la comarca a visitar, nos desviamos algo hacia el sur para visitar unos cuantos lugares que tenía señalizados.

La primera parada, en la Colonia infantil General Varela, un antiguo internado de verano para hijos de militares y que lleva en estado de abandono desde el 2008.
La entrada fue muy fácil ya que no hay nada que la impida y está situado al pie de la carretera. El lugar se compone de tres bloques de edificios a los que se puede entrar con cuidado, sobretodo en los tramos de escaleras. Para lo que me suelen gustar este tipo de lugares abandonados a este no le vi demasiado interés.

Colonia infantil General Varela (I)

Colonia infantil General Varela (II)

 Colonia infantil General Varela (III)

La siguiente parada fue en Astudillo, un pueblo que nos pillaba de paso hacia el norte. Solo visitamos el castillo el cual no está muy bien conservado pero que nos pareció bastante curioso de ver ya que hay un montón de bodegas construidas en su base, además desde él había muy buenas vistas panorámicas del pueblo y los alrededores.

Vistas de Astudillo desde el castillo

 Castillo de Astudillo

Conectamos con la autovía A-67, que lleva hacia Cantabria, en Frómista. Paramos en una pastelería a desayunar un poco y a dar una vuelta por el pueblo, famoso porque por aquí pasa el Camino de Santiago.

Además de la Iglesia parroquial de San Pedro sobretodo destaca la Iglesia románica de San Martín, una auténtica belleza tanto por fuera como por dentro. Me gustaron muchos los múltiples detalles de la Iglesia, por ejemplo el ajedrezado que cubre todo el exterior.

 Fromista

Siguiendo la A-67 llegamos hasta la zona que queríamos visitar estos días, primero paramos en Santa María de Mave, un monasterio románico que solo pudimos ver por fuera ya que debe tener gestión privada, no le vi demasiado interés.

 Santa María de Mave

Por contra, la Iglesia Rupestre de los Santos Justo y Pastor situada en el vecino pueblo de Olleros de Pisuerga nos encantó. Quizás por fuera no es demasiado espectacular pero por dentro es preciosa, parece mentira que uno pueda encontrarse una iglesia así dentro de la roca.
Tuvimos suerte de pillarla abierta y de que dentro hubiera un hombre que nos estuvo explicando unos cuantos detalles del lugar y también de la zona.

 Iglesia Rupestre de los Santos Justo y Pastor (I)

  Iglesia Rupestre de los Santos Justo y Pastor (II)

Tras la visita comimos de picnic junto a la ermita usando el mobiliario que llevo en la furgoneta. Después de comida, a una hora no muy propicia para andar, hicimos una ruta de senderismo por el Cañón de la Horadada y las Tuerces. -Ver ruta en Senderioja-

Las Tuerces (I)

 Las Tuerces (II)

Tras la ruta y de camino en coche hacia Barcenilla paramos en Aguilar de Campoo a comprar unos cuantos paquetes de galletas en la fábrica de Gullón; este pueblo es famoso por las grandes empresas de galletas que ha tenido durante el último siglo. Actualmente Gullón y el Grupo Siro (antes Fontaneda) son las más importantes.

Finalmente tras un largo día llegamos a Barcenilla donde el padre de Isa nos recibió estupendamente con carne asada para un montón de días y todo perfectamente preparado.

 Barcenilla de Pisuerga

Domingo, día 9
La mañana del día de La Rioja lo pasamos visitando el Parque Natural de Fuente Cobre y Fuente Carrionas, la zona protegida más montañosa de Palencia, aquí nacen los ríos Pisuerga y Carrión, ambos afluentes del río Duero. El Parque es famoso por unas cuantas montañas emblemáticas como son el Espigüete, el Pico Murcia o el Curavacas.

Cogimos la carretera que va hacia el oeste la cual llaman "Ruta de los Pantanos" por los numerosos pantanos que hay paralelos a la carretera. De camino paramos en un par de miradores: primero en el de Alto de La Varga el cual separa las cuencas del Pisuerga y del Carrión y luego en el de Alba de los Cardaños desde el cual hay unas vistas fabulosas del embalse de Camporredondo.

Vistas desde el Mirador del Alto de la Varga

 Vistas desde el Mirador de Alba de Cardaños

En Cardaño de Abajo tomamos la carretera que une por el norte con Cardaño de Arriba para parar  en el parking donde se hace la ruta para ver la cascada de Mazobre. -Ver ruta en Senderioja-

 Cascada de Mazobre

Tras la ruta volvimos a comer Barcenilla pero de camino me llamó la atención un cartel que indicaba una ruta con un nombre tan curioso como "Senda del gigante del valle estrecho". Al parar vimos que eran apenas de 4Km así que Isabel se quedó esperándome y en menos de un hora hice la ruta completa -Ver ruta en Senderioja-

 Mirador final en la senda del gigante del valle estrecho

La tarde la pasamos visitando unos cuanto lugares situados alrededor del embalse de Aguilar de Campoo.
Primero fuimos a Canduela, allí no supimos encontrar la necrópolis ya que el GPS nos mandaba por un camino que cada vez se hacía más complicado.

 Canduela

Luego fuimos al pueblo vecino de Villanueva de Henares. Lo vimos desde el mirador que hay arriba y luego dimos una vuelta por un pueblo al que no le vimos nada especial.

 Villanueva de Henares

Acabamos la tarde visitando unos cuantos edificios románicos situados al sur del embalse: el Monasterio Cisterciense de San Andrés del Arroyo lo pudimos ver por fuera pero el claustro, que es lo más famoso, ya estaba cerrado.

 Monasterio de San Andrés del Arroyo

En Moarves de Ojeda vimos la Iglesia de San Juan Bautista, precioso el friso que hay sobre la puerta principal.

 Iglesia de San Juan Bautista

Un poco más adelante está la Iglesia de Santa Eufamia de Cozuelos, la cual también estaba cerrada y solo pudimos ver por fuera, esta no nos gustó.

Iglesia de Santa Eufamia de Cozuelos

Lunes, día 10
El Lunes por la mañana hicimos otra ruta de senderismo para conocer la Tejera de Tosande, un bosque de tejos precioso. -Ver ruta en Senderioja-

 Tejera de Tosande

Decidimos ir a comer a Aguilar de Campoo pero de camino aprovechamos para hacer un par de paradas de lugares que tenía anotados: primero en la Ermita Románica de Santa Cecilia y luego en una playa artificial situada a orillas de Embalse de Aguilar, en este último apenas paramos ya que no tenía ningún encanto y parecía estar en auténtico abandono, quizás en días más calurosos sea diferente...

Ermita de Santa Cecilia

Playa artificial del embalse de Aguilar

Comimos en un restaurante de Aguilar de Campoo y después estuvimos visitando este pueblo, auténtico motor económico de la comarca. Los lugares más turísticos de Aguilar son la enorme Plaza Mayor donde está la Colegiata de San Miguel, el Monasterio de Santa María La Real situado en la salida del pueblo y también la Ermita de Santa Cecilia y las ruinas del castillo situados ambos en un pequeña colina a la cual se sube fácilmente mediante un sencillo paseo.

 Colegiata de San Miguel

Ermita de Santa Cecilia y castillo

 Monasterio de Santa María La Real


Martes, día 11
Por la mañana fuimos visitar el llamado Monumento Natural de Covalagua, situado dentro de la parte palentina del Geoparque de las Loras.
En Covalagua hay unos cuantos lugares para visitar en apenas unos pocos kilómetros, de hecho se podrían visitar todos juntos haciendo una ruta de senderismo pero nosotros decidimos hacerlo de forma cómoda moviéndonos con la furgoneta.

Primero paramos en el parking que hay junto a la carretera para ir andando hasta la cascada de Covalagua, son apenas 700 metros de sencillo paseo aunque nosotros no tuvimos premio porque apenas había agua.

 Covalagua

Esta agua que sale a la superficie en esta zona va por dentro de la tierra formando cuevas como la de los Franceses. Nosotros tuvimos suerte de poder visitarla ya que llegamos un poquito antes de una visitada guiada que había a las 11h. Bastante aceptable tanto la visita como la cueva. El nombre le viene porque dicen que aquí tiraban a los soldados franceses muertos durante la guerra de la Independencia.

Cueva de los Franceses

Desde el propio parking de la cueva se puede ir andando hasta el Menhir de Canto Hito, sale algo más de 1 kilómetro de paseo por un terreno completamente llano hasta llegar al enorme menhir de más de 3 metros situado en medio de un inhóspito páramo.

 Menhir de Canto Hito

Tras hacernos las correspondientes fotos chorras junto la menhir acabamos la zona de Covalagua justo en el mismo lugar donde acaba la carretera: el mirador de Valcabado situado justo encima del valle cántabro de Valderredible.

 Mirador de Valcabado

Comimos en el típico restaurante de camioneros en el polígono industrial de Aguilar y por la tarde nos fuimos a Barruelo de Santullán, un pueblo minero del que nos había hablado el padre de Isabel.

Antes de llegar a Barruelo hicimos breves paradas en Nestar para ver el puente romano y en Brañosera por ser el primer ayuntamiento que se formó en el año 824 en España.

Puente romano de Nestar

Brañosera

Una vez en Barruelo paramos a dar una vuelta por el pueblo el cual rezumaba el mismo aire que los típicos pueblos mineros asturianos venidos a menos. Tras ver el pueblo nos subimos a ver el Pozo Calero, el más grande de los que funcionaron en el pueblo. Tras dar unas cuantas vueltas tratando de encontrar la mejor carretera para subir hasta el pozo llegamos hasta él y nos lo encontramos cerrado por una gran puerta metálica. Como ya tengo bastante experiencia en colarme en este tipo de sitios probamos a bordearlo por otro camino y llegamos a un punto donde había un agujero en la valla por la que entramos. Dentro del pozo encontramos unos cuantos edificios industriales abandonados los cuales me dediqué a inspeccionar con detalle.

Barruelo de Santullán (I)

 Barruelo de Santullán (II) 

Pozo el Calero (I)

 Pozo el Calero (II)

De camino a casa aún nos dio tiempo a parar a ver otra iglesia románica, la de San Cornelio y San Cipriano situada muy cerquita de Barruelo.

 Iglesia de San Cornelio y San Cipriano

También paramos en Cervera de Pisuerga, uno de los pueblos más grandes de la zona y puerta de entrada al Parque Natural de Fuente Cobre y Fuente Carrionas. La casa de información del parque estaba cerrada pero dimos una vuelta por sus calles a comprar unas pastas y como curiosidad encontramos una bolera rural.

Plaza de Cervera de Pisuerga

Bolera en Cervera de Pisuerga

Antes de llegar a Barcenilla paramos a echar un par de fotos la Iglesia del pueblo vecino de Quintanaluengos.

Iglesia de Quintanaluengos

Miércoles, día 12
Tras recoger todo en la casa de Barcenilla y ya de camino a Logroño decidimos desviarnos para ver Orbaneja del Castillo, uno de los que dicen es de los pueblos más bonitos de Burgos.

Antes paramos en Sargentes de Lora, un lugar curioso porque que yo sepa es el único lugar de España del que se ha extraído petróleo. El museo lo encontramos cerrado pero al salir del pueblo vimos unos cuantas máquinas desperdigadas por el monte de esas que se usan para sacar petroleo. No me quedó claro si siguen en funcionamiento pero desde luego me resultó un lugar muy curioso.

Museo del petroleo en Sargentes de Lora

 Explotaciones petrolíferas

Ya de camino a Orbaneja bajamos por una sinuosa carretera que nos metió en la provincia de Cantabria y más adelante en las llamadas Hoces del Ebro; de camino paramos a ver una de las numerosas iglesias rupestres que hay en la zona, concretamente nosotros paramos a ver la de Arroyuelos.

Ermita rupestre de Arroyuelos

Orbaneja del Castillo nos encantó, es un pueblo precioso se mire por donde se mire. Dejamos el coche junto a la cascada que hay en la entrada del pueblo, con diferencia esta es la estampa más típica del lugar. Nos la encontramos con bastante caudal y por lo que nos dijeron lleva agua prácticamente todo el año.

 Cascada de Orbaneja del Castillo

Luego subimos las escaleras que llevan al centro del pueblo donde visitamos la cueva del agua, la cueva por donde baja el agua de la cascada; se pagan 2€ por visitarla por dentro. Yo también me subí a la repisa que hay encima de la cueva desde donde se hacen las mejores fotos del entorno del pueblo con las curiosas formaciones rocosas que hay al otro lado del Ebro, en lo alto del cañón.

Orbaneja del Castillo (I)

 Orbaneja del Castillo (II)

La chica de información de la cueva del agua nos recomendó volver a Logroño por una sinuosa carretera de montaña en la que están los miradores del Ebro pero nosotros solo vimos uno y no nos pareció nada reseñable así que pasamos de largo.

Donde sí que paramos fue en Poza de la Sal, justo antes de llegar al propio pueblo hay un mirador llamado Mirador de la Bureba donde merece la pena parar: además de unas grandes vistas del llamado diapiro de Poza de la Sal también hay una estatua dedicada a Félix Rodríguez de la Fuente quien nació en Poza de la Sal en el año 1928.

 Monumento a Félix Rodríguez de la Fuente

 Vistas desde el Mirador de la Bureba

Un poco más abajo paramos  a ver el castillo de Poza de la Sal (aunque no subimos a él) y luego en el propio pueblo donde Isabel se quedó en la furgoneta pero yo me fui a conocer unos cuantos rincones del pueblo: las pozas, la casa donde nació Félix Rodríguez de la Fuente, las plazas vieja y nueva y el Ayuntamiento.

 Castillo de Poza de la Sal
 Poza de la Sal (I)

 Poza de la Sal (II)

No hay comentarios: