domingo, junio 12, 2011

Un fin de semana en Soria

Hemos pasado el Sábado y el Domingo del Puente de San Bernabé en tierras Sorianas. El viaje nos ha cundido bastante ya que hemos mezclado naturaleza con turismo.

El sábado por la mañana pasamos el Puerto de Santa Inés para acabar llegando hasta la zona del Cañón del Río Lobos, allí realizamos una ruta desde el Puente de los Siete Ojos hasta la Ermita de San Bartolomé. En total nos salieron algo más de 18Km de distancia entre ida y vuelta pero que recorrimos de forma muy cómoda ya que el desnivel es apenas imperceptible. -Ver descripción completa en Senderioja.es-
Todavía nos queda pendiente realizar el recorrido desde el puente hacia la provincia de Burgos, pero eso será ya para otra ocasión.


Paisaje típico en el Cañón

Ermita de San Bartolomé

Comimos en plan picnic en unos merenderos situados junto al parking del puente de los siete ojos y tras el correspondiente descanso cogimos el coche para pasar la tarde viendo unos cuantos pueblos situados en la Comarca del Burgo, una zona situada al Oeste de Soria, ya casi pegando a la provincia de Burgos.

La primera parada la hicimos en el Burgo de Osma. Este pueblo se puede visitar muy fácilmente porque basta con recorrer su arteria principal, la Calle Mayor, para acabar viendo los lugares más interesantes del pueblo. Paramos a ver la Plaza Mayor donde están el Ayuntamiento y el antiguo Hospital de San Agustín (el priemro que se construyó en España) y también nos detuvimos a contemplar la Catedral, la cual junto con la Concatedral de San Pedro de Soria forman la cabeza de la Diócesis de Osma-Soria.

Salimos de la ciudad vieja a través de la puerta que hay junto a la catedral y cruzamos el puente para dirigirnos por la orilla del río hasta la zona donde está el viejo castillo. No subimos a verlo ya que parecía estar casi completamente en ruinas. Después regresamos hasta el coche andando por la orilla opuesta del río.



Calel Mayor

Hospital de San Agustín

Castillo de Osma

Catedral de Osma
Nuestra siguiente parada la hicimos en Gormaz, un pequeño pueblo pero que cuenta con dos importantes focos turísticos: la Fortaleza Califal y la Ermita de San Miguel, ambos declarados "Bien de Interés Cultural".

La Fortaleza Calfinal o Castillo de Gormaz, con un perímetro amurallado de 1.200 m, 446 m de largo y 28 torres llegó a ser la más grande fortaleza europea de su época. Para visitar la Ermita de San Miguel pagamos 1€ por persona y a cambio una guía turística nos enseñó el valor de las antiguas pinturas situadas en el interior de esta ermita de origen Románico.



Ermita de San Miguel

Castillo de Gormaz
Antes de tomar camino a Soria hicimos otra parada en San Esteban de Gormaz, otro de los pueblos de la Comarca del Burgo. Este pueblo nos gustó menos que los anteriores, lo único que destacamos fue la visita a las Iglesias Románicas de San Miguel y del Rivero. Aunque ambas estaban cerradas nos gustó bastante su coqueta estructura, especialmente los pórticos de entrada.



Iglesia Románica de San Miguel (I)

Iglesia Románica de San Miguel (II)
En la carrtera que lleva hacia Soria nos desviamos para ver dos de los lugares más turísticos de toda la provincia y que estan casi juntos: Calatañazor y la Fuentona. Primero fuimos hasta Muriel de la Fuente para hacer los 800 metros de recorrido a pie que nos separan del Monumento Natural de la Fuentona, una surgencia de aguas subterraneas donde nace el río Avión (o Abión). También nos acercamos a ver el Chorro de Despeñaelagua, pero a pesar de las lluvias caídas en los últimos días nos lo encontramso totalmente seco. En esta zona destaca también como importante valor natural el llamado "Sabinar de Calatañazor".


La Fuentona
Ya casi de noche aprovechamos para visitar Calatañazor, un pueblo muy pequeño (apenas 70 habitantes) que todavía conserva cierto aire medieval. Nos resultó muy agradable el paseo por sus exquisitas y cuidadas calles. A pesar de que teníamso pensado cenar cosas que habíamso traído de casa, estuvimos tan a gusto por el pueblo que nos quedamos a cenar una magnífica trucha escabechada en uno de los dos restaurantes con que cuenta el pueblo.



Una de las casas de Calatañazor

Ruinas del Castillo de Calatañazor
Ya en plena noche cerrada acabamos llegando al hotel que teníamos reservado en las afueras de Soria (a unos 5Km). Lo elegimos por su precio más que econonómico y porque admitía mascotas (Fidel vino con nosotros esta vez).

Para el día siguiente teníamos planificado visitar Soria capital por la mañana y ya por la tarde acercarnos a Valonsadero, un zona recreativa muy cercana a Soria (8Km) para hacer algún recorrido sencillo de senderismo.

En Soria lo primero que hicimos fue ir a ver su monumento turístico principal, la Ermita de San Saturio, una ermita preciosa construída entre las rocas en una de las orillas del Duero. Yo me considero un completo ignorante en cuanto a poesía pero parece ser que este camino que lleva por la orilla del Duero hasta la Ermita influenció e inspiró a muchos poetas, entre ellos Antonio Machado. El paseo recibe el nombre de Paseo de San Polo.Tras la visita, la cual por cierto es gratuita, regresamos hasta el coche por la orilla opuesta del Duero.



Paseo de San Polo

Ermita de San Saturio
A pesar de la cercanía nos trasladamos con el coche hasta el Monasterio de San Juan de Duero, otro de los focos turísticos principales de la ciudad. Aquí especialmente nos gustó su bonito claustro con columnas entrelazadas; el que no tenga techo también le da un toque especial.


Detalle del Claustro sin techo del Monasterio de San Juan de Duero
Después aparcamos el coche en el centro y ya nos dedicamos a ver el resto de la ciudad a pie:
-Concatedral de San Pedro: Muy normalita, nada destacable.
-Cerro y Ermita del Mirón: Un lugar muy bonito y desde donde se contemplan las mejores vistas de la ciudad.
-Iglesia de Santo Domingo: Destaca su portada, muy bonita. Por dentro nada especial.
-Calle Collado y Palza Mayor: Este es el auténtico centro neurálgico de la ciudad. Había mucho ambiente a la hora de comer.
-Palacio de los Condes de Gómara: Un bonito edificio de arquitectura civil.
-Parque de Alameda: Un parque extenso y muy agradable.



Ermita del Mirón

Plaza Mayor

Palacio de los Condes de Gómara

Parque de la Alameda
En el Parque de la Alameda comimos otra vez de picnic y nos echamos la correspondiente siesta. Después, estando ya descansados, fuimos a ver dos iglesias que nos habían quedado sin visitar: la de San Juan de Rabanera y la del Espino. Tras la visita subimos a otro de los cerros de la ciudad, en el que está el Parque del Castillo.

Tras dar la visita a Soria por acabada volvimos a coger el coche para ir hasta Valonsadero. No encontramos el lugar hasta los topes de gente, parece ser que es típico para los Sorianos pasar los fines de semana de buen tiempo aquí.

Cuando llegamos lo que hicimos fue ir al Centro de Interpretación para que nos informaran de los posibles recorridos para realizar a pie; al final nos decantamos por el recorrido C llamado "Casa de la Ciudad" y señalizado como PR-SO-59. -Ver recorrido en Senderioja.es-


Entrando en una zona de robles en la ruta por Valonsadero
Tras el paseito regresamos a Logroño, esta vez pasando el Puerto de Piqueras. Con el nuevo túnel de Piqueras se ahorra mucho tiempo, en apenas hora y cuarto estábamos de regreso en Logroño.