sábado, enero 30, 2010

Tras los pasos de San Millán

Esta mañana Edith y yo hemos hecho una visita al pueblo de San Millán de la Cogolla. A primera hora hemos estado visitando el Monasterio de Yuso y luego hemos hecho un pequeño recorrido hasta la llamada Cueva del Santo.

El pueblo toma nombre de un anacoreta llamado Millán que vivió del año 474 al 573 y que tuvo muchos discípulos los cuales provocaron que en este pequeño pueblo de La Rioja se constuyera unos de los conjuntos monacales más impresionantes de nuestro país.

El Monasterio de San Millán de Yuso o de abajo es uno de los dos famosos monasterios que tiene esta localidad, el otro es el Monasterio de San Millán de Suso o de arriba.

El primero de ellos es mucho más grande que el segundo, no en vano, es llamado el "Escorial de La Rioja". El monasterio de Yuso también es más nuevo, se construyó entre los siglos XVI y XVII, el de Suso a pesar de haber sido reformado existe desde el Siglo IX. Lo que está claro es que ambos Monasteriso osn impresionantes, desde 1997 ambos han sido catalogados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Actualmente el Monasterio de Yuso está habitado por una comunidad de frailes Agustinos Recoletos, desde su fundación hasta finales del S.XIX lo estuvo por monjes Benedictinos. Por esta razón y quizás alguna mas, el Monasterio sólo puede ser visitado mediante una visita guiada, eso sí bien explicada, tanto a Edith como a mi nos gustó bastante. Cuesta 4€ y dura aproximadamente una hora.

Una de las cosas más interesantes que se explican durante la visita y por la que es tan famoso este monasterio es porque aquí aparecieron los primeros escritos en Castellano y dicen que también en Euskera. Son las llamadas Glosas Emilianenses, las cuales parece ser que fueron escritas a principios del S. XI. Los escritos que se muestran en la visita son copias, las originales se encuentran en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, en Madrid.


Monasterio de Yuso

Tras la visita a Yuso decidimos hacer la llamada "Ruta de la Cueva del Santo". Se trata de un camino balizado que parte desde el propio Monasterio y que lleva hasta la cueva donde vivió San Millán durante 40 años. En total son 17,5Km con un desnivel muy escaso, apenas 300 metros, de los cuales la mayoría se salvan en el último kilóemtro de la ruta. Nosotros hicimos un poco de trampa y nos acercamos en coche hasta el pueblo de Lugar del Río, ahorrándonos de esta forma 5 km del recorrido (2,5 de ida y otros 2,5 de vuelta).

Aunque la ruta transcurre durante la mayor parte del tiempo por asfalto (siguiendo la carretera del Lugar del Río) merece la pena hacerla. En su transcurso pasaremos por una vieja ferrería y por dos áreas recreativas: la de la Eméndula y la de Urre. Desde ésta última el camino se hace bastante más duro aunque se compensa por el bonito bosque de hayas que atravesaremos.
Finalmente alcanzaremos la llamada "Cueva del Santo", en este lugar se construyó una ermita junto en el mismo punto donde se encuentra la famosa cueva.

Las vistas a la Sierra de la Demanda desde aquí son impresionantes, sobretodo si pillamos las altas cumbres que nos rodean con nieve.



Área recreativa de la Eméndula
Cueva - Ermita del Santo

sábado, enero 23, 2010

El Palacio abandonado de Aizkolegi

Esta mañana nos hemos acercado Edith, yo y Fidel hasta el Parque Natural del Señorío de Bertiz, situado en la localidad navarra de Oieregi. Recomiendo totalmente hacer una visita hasta este bonito lugar.

Nosotros ya estuvimos aquí hace casi ya un año: Visita a los valles de Baztán y Bidasoa. El caso es que aquel día no nos dió tiempo a hacer la ruta de subida hasta el Aizkolegi, una montaña situada dentro del territorio de Bertiz. Hoy hemos regresado y hemos recorrido los 22 Km (11 de subida y otros 11 de bajada) para llegar hasta Aizkolegi.

Normalmente en las cimas de las montañas es común encontrarse buzones montañeros, vértices geodésicos, cruces, o aberraciones del tipo de repetidores, antenas de telecomunicaciones... el caso es que en Aizkolegi no encontraremso nada de esto, lo que veremos será un palacio modernista mandado construír por D. Pedro Ciga, el último propietario del Parque, a principios del S.XX.

Los primero que nos encontraremos será una especie de cochera y la caseta del guarda, además unos carteles del Gobierno de Navarra nos prohiben el paso, pero será difícil resistirse a entrar subir las escaleras que nos llevan hasta el palacio abandonado.

Dentro del edificio no se puede entrar, está cerrado a cal y canto. Aún así merece la pena subir hasta aquí para ver un lugar tan singular como este. El palacio por fuera tiene ese regusto de los viejos caserones abandonados que salen en las típicas películas de terror.



Llegando a la cima de AizkolegiEscaleras de entrada
Vista de la entradaDetalle de una ventana
Parte posteriorVista lateral