martes, diciembre 08, 2009

Segovia

Edith y yo hemos estado los cuatro últimos días en Segovia. Los hemos empleado en ver la capital de la provincia y los pueblos de alrededor más famosos (Cuéllar, Coca, Sepulveda, La Granja de San Ildefonso...)

El alojamiento lo reservamos por Internet y nos salió muy bien, 50€ la noche, estando en pleno centro de la ciudad, a un par de minutos de la Plaza del Azoguejo por donde pasa el famoso acueducto de la ciudad. Por si os interesa el sitio se llama Hostal Don Jaime.

Salimos de Logroño el viernes por la tarde y llegamos a Segovia bien entrada la noche. En la zona donde está el Hostal Don Jaime se puede aparcar sin la necesidad de dejar el coche en un parking, eso sí, hay que armarse con un poco de paciencia para ello.

Sábado, día 5
El primer día lo dedicamos para viajar hacia el sur de Segovia. La mañana la pasamos en la Granja de San Ildefonso, un pueblo muy cercano a Segovia y donde es fundamental visitar los Jardines del Real Sitio de la Granja de San Ildefonso. Son unos jardines muy amplios y pasamos buena parte de la mañana viendo sus increíbles fuentes, el laberinto, o el gigantesco lago al que llaman el Mar. Al Palacio Real decidimos no entrar y en vez de ello nos dirigimos a ver la Real Fábrica de Cristales, algo que nos pareció mucho más interesante. Allí llegamos a ver una demostración de como se da forma al vidrio para hacer las diferentes piezas que interesen.


Palacio Real de la Granja
Jardines Reales de la Granja (I)


Jardines Reales de la Granja (II)Jardines Reales de la Granja (III)

Nos comimos un bocata rápido y nos fuimos a Valsaín, un pueblo muy cercano a La Granja de San Ildefonso. Allí teníamos intención de hacer un tramo de la famosa ruta de las "Pesquerías Reales", pero el camino no estaba bien marcado y no llegamos a saber por donde teníamos que andar. Total, que dimos una vuelta por las praderas cercanas al pueblo y poco más. Después nos acercamos al Centro de Interpretación que hay en la cercana área recreativa de la "Boca del Asno". Desde allí hicimos una ruta, esta vez bien señalziada, y de un par de kilómetros de duración alrededor del río.


En las Praderas de Valsaín

Vimos que las cumbres de la cercana Sierra de Guadarrama estaban nevadas así que decidimos acercarnos con el coche hasta el Puerto de Navacerrada.
Cuando llegamos ya estaba casi anocheciendo pero nos dió tiempo a ver las pistas de esquí (las cuales estaban abiertas únicamente para uso turístico) y a echar unas cuantas fotos a las cumbres cercanas (Peñalara, Bola del Mundo, Maliciosa, Mujer muerta...).
Cuando ya se hizo del todo de noche paramos en un bar localizado en el propio puerto a tomarnos un caldo y un chocolate que nos supieron a gloria.


Posando en el telesilla



Anochece en la Sierra de Guadarrama (I)
Anochece en la Sierra de Guadarrama (II)

Domingo, día 6
Este día lo habíamos reservado para ver Segovia, la ciudad.

Segovia es una ciudad pequeña, no llega a los 60.000 habitantes (la mitad que Logroño), pero tiene un marcado caracter histórico y ofrece unos monumentos muy interesantes para el turista, especialmente del tipo religioso, es increíble la cantidad de iglesias y monasterios que tiene esta ciudad para lo pequeña que es. Al final uno puede acabar hasta un poco harto de ver tanta iglesia.

Para visitar la ciudad es suficiente con un único día, a nosotros incluso nos sobró tiempo. Aparte de probar el cochinillo (plato típico segoviano) en Segovia recomiendo especialmente visitar el Acueducto Romano, el Alcazar, la Iglesia de la Vera Cruz y dar un paseo por la Alameda que rodea la ciudad.
También es fundamental recorrer la Calle Real que une las dos plazas más turísticas de la ciudad, la Plaza del Azoguejo (donde está el Acueducto) y la Plaza Mayor (donde está la Catedral). Además, esta calle pasa por la Plaza de San Martín, otro de los puntos más importantes de la ciudad.
La mayor parte de las iglesias son de estilo románico y suelen estar cerradas, la Catedral tampoco es gran cosa, aunque como es gratis merece la pena entrar.
El barrio de la judería estaba complemente en obras y tampoco daba la sensación de tener nada especial.
En el exterior de las murallas está la Iglesia de la Vera Cruz, una curiosa iglesia de planta dodecagonal. La iglesia pertenece actualmente a la Orden de Malta aunque se dice que tiene origen Templario.
Nosotros después de darnos la panzada de ver tanto monumento ya entrada la tarde decidimos relajarnos dando un paseo por el cinturón verde de la ciudad que rodea al Alcazar.

Alcazar
Catedral
Plaza de San Martín
Plaza Mayor


Monasterio del Parral
Iglesia de la Vera Cruz

Lunes, día 7
El Lunes lo dedicamos a ver los pueblos monumentales que hay al norte de la provincia, Coca y Cuéllar. Ambos son famosos sobretodo por sus respectivos castillos.

En Cuéllar hicimos una vista guiada al Castillo que además incluía otra visita al Centro de Interpretación Mudejar situado en la Iglesia de San Martín. Aparte de estas dos visitas la ciudad apenas ofrece nada más.

Castillo de Cuellar
Iglesia de San Martín

Coca nos gustó más. Aunque no entramos al Castillo ya por fuera nos gustó bastante. Además vimos lo becerros prerrománicos, la Plaza con la Iglesia de Sta Mª la Mayor, la Calzada y Cloaca Romana y la alta Torre de San Nicolás.

Castillo de Coca
Torre superviviente de la Iglesia de San Nicolás

Como cuando regresamos a Segovia todavía era de día decidimos desviarnos hacia el este para llegar hasta Navafría. Allí hicimos un recorrido hasta el llamado "Chorro de Navafría", un bonito salto de agua que se alcanza en un corto paseo de unos 15' (1Km) y que arranca desde la área Recreativa del Chorro.


Chorro de Navafría

Cuando llegamos a Segovia salimos a dar una vuelta pro la noche para hacer unas fotos nocturnas de la ciudad, especialmente de la zona del Acueducto y de la Plaza del Azoguejo.


El Acueducto

Martes, día 8
El martes era el día de regreso, pero antes de ponernos en dirección hacia Logroño aprovechamos para ver Pedraza, Sepulveda y el Parque Natural de las Hoces de Duratón (situado junto a Sepulveda).

En Pedraza paramos porque nos pillaba de paso para ir hasta Sepulveda. Es un pueblo pequeñito pero muy coqueto, sobretodo en la zona de la Plaza Mayor. Además tiene hostales y restaurantes bastante buenos, el cordero lechal es una de las especialidades del pueblo. El Castillo que hay en un extremo del pueblo es de propiedad privada y no llegamos a saber si se podía visitar.


El Acueducto

Antes de entrar en Sepulveda fuimos a dar uan vuelta por el Parque Natural de las Hoces de Duratón. Especialmente nos gustó la Ermita de San Frutos, situada en un lugar encantador, justo en una zona de meandros del río Duratón.

Ermita de San Frutos (I)
Ermita de San Frutos (II)

Además de ver la citada ermita también paramos a ver la Cueva de los 7 Altares. La pillamos cerrada pero sí que hicimos una ruta de unos 4Km que partía de allí mismo y que llegaba hasta la Presa de la Molinilla. En el trascuros de esta ruta vimos otras 3 cuevas más.

A Sepulveda llegamos a la hora de comer. Después de la comida estuvimos dando una vuelta por el pueblo, lo cual es bastante recomendable; Sepulveda es un pueblo muy bonito.
Justo antes de regresar hacia Logroño entramos a ver el Centro de Interpretación de las Hoces de Duratón situado en una vieja iglesia del pueblo.


Sepulveda visto desde el mirador que hay en la carretera de entrada