domingo, mayo 22, 2016

Tres días en el valle del Bidasoa

Debido a la infección de garganta de Edith tuvimos que cancelar el viaje que teníamos para estos días preparado a Eslovenia y Croacia por lo que decidí improvisar un plan alternativo para estos tres días: me he ido 3 días a conocer unas cuantas montañas que me faltaban en la zona del valle del Bidasoa y ya de paso hacer algo de turismo por la zona.

He estado alojado en el hotel venta de Etxalar, un lugar muy bien colocado como centro de operaciones para lo que quería hacer y donde además he estado la mar de tranquilo y he comido fenomenal.

Viernes, día  20
Antes de llegar a mi destino me desvíe para hacer una ruta que tenía pendiente en el valle del Baztán, consistió en ascender los montes centenarios Burga y Argañeta desde Beartzun, un barrio de Elizondo, la capital del valle. Ha sido la ruta que menos me ha gustado de estos días, la hice muy cansado y eso también pudo influir. -Ver ruta en Senderioja-

Bosques en la ruta de Beartzun a Argañeta

Comí en el transcurso de la ruta y por la tarde me dirigí hacia mi destino, antes de llegar me desvíe ligeramente para conocer la ermita de San Juan Xar, situada en al carretera que une Igantzi y Arantza.

Además de por la ermita el lugar es famoso por la fuente de los 3 caños, cuyas aguas, se dice, tienen milagrosos poderes curativos contra afecciones de la piel. Es tradición que se beba primero de cada uno de los caños y que luego se frote con un paño mojado las partes doloridas. Luego, se abandona el pañuelo en los alrededores de la fuente. Además, el lugar también es conocido pro ser el único lugar de la península donde crece de forma natural el carpes (Carpinus betulus).

Si disponemos de tiempo se puede hacer el corto recorrido señalizado SL-NA-1 que une los pueblos de Igantzi y Arantza, son apenas 8 Km la ida y la vuelta.

Fuente de los tres caños (I)

Fuente de los tres caños (II)

 Ermita de San Juan Xar

Ya a media tarde llegué a la Venta de Etxalar donde me dediqué a reposar tras el duro día.



Sábado, día  21
El segundo día subí al monte Azkua partiendo desde Etxalar, un pueblo precioso rodeado de montañas y salpicado de caseríos por las laderas de estas.

Esta ruta sí que me gustó, de hecho me encantó.  Pasé una mañana estupenda, recorriendo bosques de cuento, una canal de agua y prados verdísimos donde la primavera ha entrado ya de pleno. -Ver ruta en Senderioja- 

Famosas estelas en la iglesia de Etxalar

 Ruta de Etxalar a Azkua

Regresé a la Venta de Etxalar a comer ya que me pillaba de paso y ya a la tarde me acerqué a conocer Irún, lugar donde todavía no había estado.

No me esperaba demasiado de la ciudad fronteriza pero al menos me sirvió para pasar la tarde. Lo primero que hice fue darme un paseo hasta el lugar donde el Bidasoa desemboca en el Cantábrico, al otro lado ya está Hendaya, Francia. tuve la suerte de encontrarme en el paseo con una competición de skate board que estuve viendo un rato. Luego me dediqué a conocer los puntos turísticos de la ciudad: el Ayuntamiento, el museo Romano Oiasso, la Iglesia de Nª Señora del Juncal o la Ermita de Santa Elena.

Ayuntamiento de Irún

Bahía de Txingudi

Estadio de fútbol Gal

Iglesia de Nª Señora del Juncal

Ermita de Santa Elena

Ya entrada la noche regresé a la Venta Etxalar donde se celebraba una boda.

Domingo, día  22
El Domingo se cumplieron las previsiones y salió malo, en el valle había buen día pero fue subir a la estación megalítica de Agiña y allí ya el día era criminal; debido a la niebla apenas se veía nada y además tiraba mucho viento, cuando me puse a andar todavía fue peor ya que empezó a llover muchísimo. Tenía previsto hacer una ruta circular completa a todo el cordal completo pero tuve que conformarme con hacer unos cuantos montes de la zona, entre ellos el pico Bianditz, puntuable para el concurso de centenarios. Cuando ya estaba regresando dejó de llover y empezó a despejar por lo que me subí al pico Agiña, muy cercano de donde había dejado el coche y al menos pude echar unas cuantas fotos en condiciones. -Ver ruta en Senderioja-

Monumento al Aito Donostia entre la niebla

Agiña: las nubes se van iendo (I)

 Agiña: las nubes se van iendo (II)

Llegué al coche calado de arriba a abajo así que lo primero que hice fue cambiarme de ropa. Después bajé a comer y a dar una vuelta por Lesaka, pueblo que ya conocía porque había estado antes con Edith.


Plaza principal de Lesaka

Hermosas casonas en Lesaka

Torre y canal de agua en Lesaka