domingo, abril 14, 2013

En el corazón de Gipuzkoa

Este fin de semana me tocaba quedarme sólo en casa así que aproveché para hacer una escapadita al monte de un par de días, elegí como destino Gipuzkoa. Para dormir reservé alojamiento en Tolosa ya que mi intención era subir unos cuantos montes situados cerca de este pueblo.

El sábado tomé la A-15 para llegar hasta Leitza y desde Leitzalarrea, una zona cercana al pueblo ascender hasta Urepel y unas cuantas cimas más del entorno. En total 21 Km y 882m de desnivel de subida salvados. -Ver ruta en Senderioja-


Camino de ascensión a Urepel

Izaieta

Además de las montañas una de las cosas que más me gustó del recorrido fue el Abetal de Izieta. Se trata de una zona vallada donde se pueden contemplar unos ejemplares gigantescos tanto de abetos blancos como rojos, creo que nunca había visto árboles tan altos.

Después de la caminata me dí una ducha y pasé el resto de la tarde dando una vuelta por Tolosa, lugar que todavía no conocía. Tolosa es uan villa histórica situada a orillas del río Oria. En el paseo que me dí sobretodo me dediqué a conocer su bonito casco antiguo. Lugares a destacar son la Iglesia de Santa María, la Plaza Nueva, la de Euskal Herria o la de la Verdura, numerosos palacios o el Mercado junto al río Oria.


Arco de entrada al casco viejo

Plaza de la verdura

Vista de Tolosa junto al río Oria

El Domingo me desperté con fuerzas renovadas y tras recoger mis cosas del alojamiento me dirigí directo hasta la Ermita de Larraitz, una de las puertas de entrada a la Sierra de Aralar, lugar por donde me tocaba hacer el recorrido del segundo día. Ascendí al monte Ganboa y a otras cuantas cimas más recorriendo 14,88Km y salvando un desnivel total de 1158m -Ver ruta en Senderioja-

 La primavera ha llegado a la Sierra de Aralar

Antes de regresar a Logroño me hubiera gustado haber parado a conocer otros cuantos pueblos de la zona como Beasain o Ordizia pero me encontraba muy cansado y simplemente paré lo justo en Ordizia para buscar un lugar donde reponer fuerzas y comer algo; como me costó bastante encontrar un restaurante acorde a mi presupuesto al final opté por comer en un sencillo kebab.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.