domingo, enero 06, 2013

Futbol y naturaleza

Este fin de semana nos invitó Juancar, un amigo de Edith a pasar el fin de semana en su casa de Castro Urdiales. Aunque vive en Logroño, él es socio del Barakaldo y le hacía ilusión que conocieramos el piso de Castro y ya de paso veríamos el partido entre la SDL (Sociedad Deportiva Logroñés) y el Barakaldo.

El plan era ver el partido el Domingo por la mañana y el resto del fin de semana aprovechar para visitar unos cuantos rincones que todavía nos faltaban por conocer en los alrededores de Bilbao.

Sábado, día  6
Llegamos el sábado por la mañana y lo primero que hicimos fue subir con el coche a La Arboleda, una de las localidades mineras de la margen izquierda de Bilbao, para hacer una ruta de senderismo hasta unas cuantas cimas cercanas. Hicimos un recorrido sencillo peor bastante interesante. En total:10Km de distancia y casi 600 metros de desnivel salvados. -Consultar ruta en Senderioja-


Empezando a andar

Laguna formada por inundación de antiguas minas de hierro


Edith pescando con una caña que se encontró...

Mendibil, una de las cimas que ascendimos

Tras la caminata nos acercamos a Gallarta, una de las localidades situadas en lo que fue el epicentro de la minería vasca a finales del S.XIX y principios-mediados del S.XX. De esta zona situada en la margen izquierda del Nervión se sacaron miles de toneladas de hierro las cuales abastecieron principalmente a los, por aquella época pujantes, Altos Hornos de Vizcaya (AHV). Actualmente, en esta zona no queda ninguna mina en funcionamiento.

En Gallarta vimos la mina Bodovalle o también llamada Carmen II; esta es la más grande de las minas a cielo abierto situadas en Euskadi. Tiene 700 m de largo, 300 m de ancho y 150 m de profundidad. También es el punto situado a menos altitud de todo el territorio vasco. Esta mina provocó que la antigua localidad de Gallarta se tuviera que desplazar a su actual desplazamiento.


 Mina bodovalle o Carmen II

Tras echar un ojo a la impresionante mina subimos los doscientos escalones que nos llevaron al antiguo hospital para mineros, el cual tristemente tuvo muchísima actividad en los años dorados de la minería en esta zona.

Tras bajar del hospital dimos una vuelta por Gallarta donde destaca especialmente la gran cantidad de bloques de viviendas diseñadas especialmente para los mineros que trabajaban en la zona hasta no hace demasiado tiempo.

La visita al pueblo la acabamos entrando al museo minero. La entrada cuesta 3€ y permite conocer tanto el interior como el exterior del museo y ver un documental sobre la minería en este valle de 20 minutos de duración.


Exterior del museo de la minería de Gallarta

Estatua de La Pasionaria, nacida en Gallarta

Cuando salimos del museo era tarde pero Juancar todavía no había comido así que nos acercamos a la zona comercial de Barakaldo (alrededores del Ikea) a comer algo.

Tras la comida nos dirigimos hacia Castro Urdiales. Yo ya había estado hacía unos cuantos años pero Edith ni siquiera conocía el pueblo así que Juancar nos hizo de perfecto guía llevándonos a conocer los sitios y calles más interesantes del pueblo. Especialmente nos gustó la zona del castillo y la iglesia los cuales separan las dos playas del pueblo (Brazomar y Ostende). También nos sorprendió la gran cantidad de bares y de marcha nocturna que encontramos.
Tras tomar algún cacharro por la zona vieja nos desplazamos al fondo de la playa de Brazomar donde está la casa de Juancar.

Iglesia de Castro Urdiales

Domingo, día  7
A las 11,30h jugaba el Barakaldo contra la SDL así que fuimos directos hasta la ciudad fabril para aparcar y ver el partido tranquilos. Desayunamos en el bar situado en el propio estadio de Lasesarre el cual me parecio un sitio muy interesante, parecía más un garito punky de marcha que un bar situado en un campo de futbol, ¡me encantó!


En Lasesarre viendo el Barakaldo - Logroñés

En cuanto al partido... sin comentarios... 4-0 para el Barakaldo con un partido muy malo de la SDL. Este partido ha sido el primero al que ha asistido Edith, ella todavía no había entrado nunca a un estadio para ver un partido de futbol.

Tras el partido Juancar nos llevó al bar Ocón, donde sorprendentemente el dueño del local resultó ser amigo de juventud de Alberto, mi suegro, ambos nacieron en Pipaona de Ocón.

Comimos en una pizzería pegada al BEC de Barakaldo y de allí mismo con la barriga todavía llena nos dimos un paseo hasta el Regato, un curioso barrio de Barakaldo encajonado entre montañas. El paseo es muy agradable ya que se hace en su mayor parte a través de un bidegorri que bordea el pantano de Gorostiza-Ver recorrido en Senderioja-.


Pantano de Gorostiza

Camino al Regato

1 comentario:

JonyMao dijo...

Buen finde pareja. Completito, apurando todos los ratos disponibles y con variedad.
Saludos