martes, noviembre 06, 2012

Tres rincones alrededor de Castañares de las Cuevas

Esta mañana me he acercado con mi padre a buscar setas de cardo muy cerquita de casa, en la zona de Castañares de las Cuevas. No hemos encontrado gran cosa así que hemos decidido aprovechar el viaje visitando unos cuantos rincones que Castañares de las Cuevas esconde. Estos lugares los decubrí gracias a un artículo que el compañero Chebaca escribió en su blog: Tres joyas en las Puertas del Camero Nuevo.

A la Ermita de San Prudencio se accede desde la propia carretera subiendo por un empinado y zigzageante sendero que acaba justo bajo las rocas donde está situada la ermita. El camino es corto, se sube en apenas 15 minutos, pero es bastante duro.

No está claro cuando se construyó la ermita pero parece ser que sea de origen prerrománico, en 1953 fue reconstruída. De un especial valor son los frescos que tiene la ermita en su interior, eso sí, para verlos hay que acceder con la llave que se pide en la casa que hay junto a la carretera donde dejaremos el coche. A nosotros también nos cedieron muy amablemente una linterna para que pudiéramos apreciar los frescos ya que dentro de la ermita apenas entra luz.

Ermita de San Prudencio

Casi enfrente de donde empieza el sendero para subir a la ermita está el puente medieval que cruza el río Iregua. También nos acercamos a echarle un vistazo rápido.

Puente medieval sobre el río Iregua

Lo último que hemos visitado han sido unas torres fuertes del S.XII-XIII y XVI. Están están más escondidas y para llegar a ellas hay que andar un poco más. El lugar no está señalizado y ha sido muy cubierto por la vegetación.

Interior de las torres fuertes

1 comentario:

CHEBACA dijo...

Una zona con muchos alicientes...Saludos