miércoles, marzo 08, 2006

Bilbao

Hoy me he estado acordando de Bilbao y he decidido poner unas cuantas fotos en homenaje a la ciudad. Todas ellas las he ido recopilando en mis distintos viajes a la capital vizcaína. La verdad es que tengo que reconocer que Bilbao es mi debilidad. A pesar de todos los cambios que ha sufrido últimamente, me sigue encantando, me parece una ciudad con una tremenda personalidad, muy original, llena de fuerza y por la cual nunca me cansa caminar. Si alguien no ha estado espero que viendo las fotos se anime a acercarse. Podrá gustar más o menos, pero creo que es una ciudad que todo el mundo debería ver, sobretodo estando en fiestas; la Aste Nagusia o fiestas de Bilbao se celebran a mediados de Agosto.
>
Basílica de Begoña Sagrado Corazón de Jesús
Mercado de La Ribera Plaza de Unamuno
Teatro Arriaga Gugenheim
Jardines de doña Casilda Panorámica general

lunes, marzo 06, 2006

La tierra de mis ancestros

Como Edith no había visto todavía el pueblo donde nació mi padre (Hornillos de Cameros) pues hemos decidido hacerle una visitilla esta misma tarde.

Hemos cogido esa terrible carretera que une Logroño con Hornillos. Se trata de una carretera de montaña que atraviesa la sierra del Camero Viejo, tiene muchos años y que aunque ahora mismo está siendo arreglada (se le han quitado baches y se ha ensanchado) pienso que sigue siendo muy peligrosa a pesar de que no se suele matar casi nadie circulando por ella (me imagino que porque la gente va con mucha precaución). Un ejemplo de lo mala que es: una tía mía que nació en Hornillos no suele subir a su pueblo por lo mal que le sienta circular por esa carretera. A mi personalmente el tramo hasta San Román de Cameros no me parece demasiado malo pero de allí hasta Hornillos uff...

Antes de llegar al pueblo hemos parado en el mirador del río Leza: es un sitio desde donde hay unas vistas magníficas de la cuenca del río Leza. Además hemos visto que lo acaban de acondicionar: han colocado carteles explicativos de las aves que vuelan por esa zona, han puesto bancos y senderos... Allí hemos estado un ratillo maravillándonos de como pasaban los buitres leonados planeando sobre nuestras cabezas.


Cañón del Río LezaBuitres leonados

Edith al borde del abismo

En Hornillos hoy se respiraba el mismo ambiente de soledad y melancolía que se suele apoderar de este pueblo constantemente. Siempre que llego aquí me da la misma sensación: que Hornillos se ha quedado anclado en el tiempo unas cuantas décadas atrás; es como si la era moderna todavía no habría llegado aquí: las casas no conocen el ladrillo, son todas de piedra; las calles están salpicadas de excrementos de vacas y caballos; los animales campan a sus anchas... Se trata de un pueblo muy auténtico, a Edith se lo he estado enseñando y le ha gustado mucho: hemos visto los pocos caballos y vacas que todavía quedan, la fuente de la plaza central, la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, las eras junto a la Ermita de San Adrián, el hueco donde están las ruinas de la casa de mis abuelos... La verdad es que no sé porque no subo más a este pueblo, sólo vengo un par de veces al año y me da pena porque está muy bien y al fin y al cabo la mitad de mis raíces proceden de aquí, concretamente toda la rama paterna. Antaño, cuando mis abuelos residían aquí llegó a tener una población de unos 200 habitantes, ahora mismo viven habitualmente menos de diez. Si alguien quiere saber más sobre Hornillos puedes visitar esta página.

Al final hemos tenido que salir del pueblo precipitadamente porque de repente se nos ha caído el cielo encima, ha empezado a llover de unas maneras increíbles y hemos decidido regresar a Logroño antes de tiempo.



Casas de piedraAl lado de la iglesia


Ermita de San AdriánPanorámica del pueblo